Hunger strike in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
January 2010
M T W T F S S
« Dec   Feb »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Archives
Recent Comments

    El país que viene

    Publicado el domingo, 01.17.10

    El país que viene
    By RAUL RIVERO

    Los activistas de los grupos opositores, los integrantes de las pequeñas
    asociaciones de la civil, los periodistas independientes, los
    bibliotecarios libres, los presos políticos y las , son
    los primeros ciudadanos cubanos que –en el hervor del peligro y las
    quemaduras de la pobreza– viven con en su país.

    Ellos y otros cubanos, como los jóvenes blogueros y algunos artistas y
    escritores de las nuevas promociones, han conseguido, es verdad que a un
    precio muy alto (la prisión, por ejemplo), establecer en el plano
    político unas franjas despejadas y abiertas en las que se ha desterrado
    el silencio forzado por el miedo y la amenaza.

    Son como islas pequeñas dentro del mapa de Cuba. Unas estancias
    amarradas por un aparato estatal implacable. Personas sin apoyaturas
    para producir bienes de consumo o pronunciarse mediante el voto o los
    medios de prensa, pero liberadas de la mano armada que les tapaba la
    boca y de los cartelones de propaganda que le impedían ver el escenario
    verdadero en el que viven.

    A esos hombres y mujeres los rodea una atmósfera represiva que se ha
    mantenido vigente durante décadas. Una maquinaria vigilante que prepara,
    en unos minutos, un mitin de repudio, organiza golpizas y asalta la
    privacidad de la familia. Y, por otra parte, cuando el grupo de poder
    presiente algún peligro desata una fórmula obscena de justicia mediante
    la cual el mismo policía que te arresta, es después el y, al final,
    el carcelero.

    Sí. Hay quicios de libertad en ese país. En esas soberanías se han
    estrenado algunas nuevas figuras de la alegría. Al mismo tiempo, son
    esos sitios los que reciben en directo la fuerza del régimen en su
    desesperación por no perder ni un pedazo más del territorio inmaterial
    que han dominado por medio siglo.

    Para habitar en esos ámbitos conquistados con muchos años de trabajo y
    tenacidad hay que tener también serenidad y coraje. Allí se ha
    producido, hace unos días, la muerte de Gloria Amaya. Un símbolo de la
    resistencia y de la batalla por esos espacios, a los 81 años, con dos
    hijos presos (Ariel y Guido Sigler Amaya) y otro en el , Miguel.

    Es desde un punto de esa geografía intangible en el que Reina Luisa
    Tamayo habla y pide la libertad de su hijo Orlando Tamayo, en
    huelga de hambre en la prisión Kilo 7 de Camagüey, condenado a un total
    de 36 años –después de varios juicios celebrados en la cárcel.

    De allá llega la voz de Alida Viso Bello con la denuncia de que su
    esposo, el periodista Ricardo González Alfonso, puede perder la visión
    por falta de asistencia médica. Y llegan noticias del deterioro
    progresivo de la de Oscar Elías , Normando Hernández, Adolfo
    Fernández Saíz y otros prisioneros de la llamada del 2003.

    De todas formas, ahí está, la sombra de un país que se sueña, vivo en la
    pena, en la confianza y en el riesgo de la anticipación.

    RAUL RIVERO: El país que viene – Columnas de Opinión sobre Cuba –
    ElNuevoHerald.com (17 January 2010)
    http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/columnas-de-opinion/story/630443.html

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *