Hunger strike in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Deberes humanos

    Publicado el domingo, 03.14.10
    Deberes humanos
    By RICARDO TROTTI

    El deber prioritario del Estado es proteger y garantizar que todo
    ciudadano, sin distinción, viva en pleno disfrute de sus derechos
    humanos; por lo que en una sana, los derechos de unos terminan
    convirtiéndose en los deberes para otros.

    Por eso los tratados internacionales, más allá de las ideologías,
    establecen que los pueblos tienen derecho a la democracia y sus
    gobiernos la misión de proveer un blindaje institucional a los derechos
    humanos como eje de promoción y consolidación de ese inmejorable sistema
    político.

    Las faltas a los no sólo son cometidas por quienes
    hacen de la persecución política o los abusos de poder una práctica
    cotidiana, sino también por aquellos que las toleran, no las previenen
    ni sancionan adecuadamente.

    Estas políticas de agresión u omisión por parte del Estado, son
    palpables en nuestro continente, donde observamos que varios presidentes
    tienen la aguda visión para condenar los abusos que se cometieron en
    otras épocas, pero dificultades en identificar y reconocer las
    violaciones que sus propios gobiernos protagonizan.

    Así vemos como Cristina Kirchner enarbola banderas contra las
    dictaduras, pero atropella a los medios de comunicación y a la oposición
    con leyes mordazas peores que las de aquellas épocas. Hugo Chávez
    resiente el golpe de Estado de 2002, pero ha politizado a la justicia,
    perseguido a los opositores y acumulado poder excesivo. Alvaro Uribe
    batalla contra las narcoguerrillas, pero sus militares se involucran en
    el escándalo de “falsos positivos'' haciendo pasar a civiles por bajas
    guerrilleras. Felipe Calderón combate al organizado, pero su
    no da la talla para proteger ni para evitar que esos crímenes
    se repitan. Evo Morales denuncia abusos castrenses del pasado, pero
    ahora motiva a su Ejército con el lema “Patria o muerte, venceremos''.
    Los hermanos Castro reclaman nostálgicos las injusticias del régimen de
    Fulgencio Batista, pero no vacilan en atacar a cualquier otro gobierno
    que no les rinda pleitesía, mientras hace 51 años que oprimen a mansalva
    a sus ciudadanos.

    La falla más grotesca contra los deberes humanos, al margen de la
    agresión directa o la omisión por parte del Estado, es la falta de
    actitudes piadosas y solidarias de parte de algunos mandatarios
    latinoamericanos que se muestran indiferentes o demasiado diplomáticos
    ante el dolor ajeno, creyendo que la Carta Democrática Interamericana
    solo les obliga a proteger la democracia pero no los derechos de sus
    ciudadanos.

    Entre ellos, esta semana se destacó el Luiz Inácio Lula da
    Silva, quien lejos de no haber reconocido a la disidencia política
    cubana cuando visitó La Habana recientemente, criticó el método de
    huelga de hambre del independiente Guillermo Fariñas,
    comparando a los presos de conciencia en Cuba con los delincuentes
    comunes en las cárceles de Brasil.

    Lula pidió que se respete la determinación de la justicia cubana como
    quisiera que se respete la brasileña, pero soslayó el hecho que nadie
    pide por los delincuentes comunes en Cuba, sino por aquellos que están
    presos por opinar y por sus ideas.

    La impiedad de Lula contrastó con la decencia del presidente Oscar
    Arias, quien obligado por su Premio Nobel de la Paz, y arriesgándose a
    las críticas que le lloverán por inmiscuirse en soberanías ajenas,
    condenó al régimen castrista. Argumentó que todo gobierno que respete
    los derechos humanos debe al menos mostrar compasión por una persona
    débil, en lugar de calificarlo de chantajista.

    Ojalá que la actitud compasiva de Arias sea el ariete que impulse a
    otros líderes latinoamericanos (quizás al flamante presidente chileno
    Sebastián Piñera) para reclamar por la liberación de los 200 presos
    políticos cubanos que ya pide a gritos la Comunidad Europea o abochorne
    al salvadoreño Mauricio Funes, para que no abra en este momento una
    embajada en Cuba, donde lo que tal vez se necesite son salas de velorio
    donde honrar a disidentes inmolados.

    Si los líderes latinoamericanos han tenido la visión para pedir la
    reinserción de Cuba o la separación de Honduras al contexto de naciones
    en el hemisferio, correspondería que tuvieran ahora la hidalguía de
    pedirle al gobierno castrista que asuma sus deberes humanos.

    Info@ricardotrotti.com

    http://www.elnuevoherald.com/2010/03/14/675023/ricardo-trotti-deberes-humanos.html

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *