Hunger strike in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Disidente en Cuba

    en Cuba

    Que era disidente. No, que era delincuente. Que Orlando Tamayo
    haya muerto de hambre, prisionero en una cárcel de Cuba, parece que es
    más o menos importante según el cartelito que se cuelgue. Así que la
    discusión se pierde, se extravía del verdadero sentido que tiene la
    vida, o más bien la muerte de un ser humano.

    Porque lo cierto es que al cubano Zapata lo dejaron morir en una cárcel
    donde el régimen cubano encierra a quienes no aceptan sus ideas. Y
    entonces también los llama delincuentes. Hay muchos en tales condiciones
    purgando la pena de la disidencia y no hay dedo capaz de tapar este sol.

    Qué criminal este Zapata que usó su vida con el único fin de hacerle
    daño al régimen castrista. Sí, un criminal perfecto. ¿Y el
    Guillermo Fariñas que está en huelga de hambre en estos momentos? ¿Otro
    delincuente común? Algo está chueco en este mundo que es capaz de
    pretender que se vea blanco lo que es negro.

    El visitante de Uruguay, José Mujica, ha sugerido en
    que se deje al pueblo cubano que resuelva sus cosas y ha criticado la
    presión internacional —de los países ricos—como una forma de intervención.

    Pero en esto de la defensa de la vida no se puede relativizar tanto las
    cosas. Y no es argumento que otra gente muera en Latinoamérica por las
    bases militares, como ha dicho el presidente Evo Morales. Esas muertes y
    cualquier otra en la que el poder ejerza su y cierre las
    puertas al derecho de pensar diferente, son condenables.

    Es cierto que en esos mismos países ricos hay terribles injusticias, por
    ejemplo las que se cometen con los migrantes en Europa y .
    Hay que protestar contra ellos, tan fuerte como se pueda y no será el
    argumento de la no intervención la que frene este derecho que, al final,
    se convierte en obligación.

    Una obra de teatro del dramaturgo argentino Carlos Gorostiza, titulada
    Los prójimos, bien puede ayudar a entender la esencia de este particular
    caso. En esa pieza de la década de los 60, el autor plantea una
    situación cotidiana: dos familias de amigos, con sus propios problemas y
    defectos, que se queja por la falta de sensibilidad de la ,
    etc., escucha gritos de una mujer en la calle. Claramente, un hombre
    está golpeándola. En el afán de no intromisión, y sólo por las voces de
    angustia de la víctima, serán testigos lejanos del desenlace fatal. Su
    infierno al bajar el telón tiene que ver con no haber movido un dedo. O
    al menos gritado para, tal vez, salvar a la desconocida.

    Les guste o no a los socialistas del mundo, lo que está pasando en Cuba,
    lo que le ha sucedido a Zapata, es una vergüenza, sea que se trate de un
    disidente, sea que se trate de un reo común.

    http://www.la-razon.com/versiones/20100315_007032/nota_245_968747.htm

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *