Hunger strike in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    “No existen tabúes cuando rige la represión”: Reporteros sin Fronteras hace un llamado al presidente brasileño Lula

    "No existen tabúes cuando rige la represión": Reporteros sin Fronteras
    hace un llamado al brasileño Lula

    Señor Luiz Inácio Lula da Silva
    Presidente de la República Federal de Brasil
    Palacio de Planalto, Brasilia, D.F.

    Señor Presidente,
    El trágico fallecimiento de Tamayo, el 23 de febrero
    pasado, suscitó que los disidentes cubanos dirigieran sus demandas a
    usted, que se encontraba en La Habana cuando el opositor sucumbió en
    prisión después de 80 días de huelga de hambre. Algunos de ellos le
    reprocharon el haber expresado demasiado tarde su "pesar" por este
    drama. Sin embargo, su reacción alimentó la esperanza de que usted se
    convirtiera en mediador frente a las autoridades cubanas en lo que
    respecta a los prisioneros de conciencia, como lo demuestra el de
    un nuevo "Comité Orlando ", recibido el 9 de marzo en la embajada
    de Brasil en La Habana.
    Reporteros sin Fronteras, organización internacional dedicada a la
    defensa de la de prensa, apoya esta demanda y le exhorta a que,
    más allá de sus reservas, le dé seguimiento. Brasil y el resto de países
    latinoamericanos son los únicos que pueden influir en la posición del
    régimen cubano en materia de y de libertad de
    información. La muerte de Orlando Zapata Tamayo quizá le sensibilice de
    manera especial, pues usted mismo fue un oponente político víctima de la
    dictadura de su país. Usted quiso respetar un principio fundamental de
    la diplomacia brasileña, que implica evitar toda injerencia directa en
    los asuntos internos de otros países. Pero, ¿es que un llamado al
    respeto de los principios universales fundamentales -derecho a
    expresarse libremente, derecho de circular libremente, derecho de no
    temer por sus opiniones o escritos- constituye una injerencia dirigida y
    discriminadora? En diálogo con España, que preside actualmente la Unión
    Europea, las autoridades cubanas se comprometieron al respeto de esos
    principios y firmaron en febrero de 2008 dos pactos de la Organización
    de las Naciones Unidas relativos a los derechos civiles y políticos.
    Ahora, esas mismas autoridades se niegan a ratificarlos, ¿por qué?
    Al igual que nosotros, Usted condenó, con razón, las graves violaciones
    de los derechos humanos cometidas después del golpe de Estado en
    Honduras, en junio de 2009. Brasil también acogió en su embajada a un
    presidente elegido democráticamente y derrocado por la fuerza. Los
    golpistas hondureños lo acusaron de haber intervenido, cuando usted
    actuó contra una injusticia. ¿Debería hacer lo mismo por Cuba donde 200
    personas están privadas de su libertad por el solo hecho de pensar de
    una manera distinta a la de sus dirigentes? Entre ellos hay 25
    periodistas, bloguers e intelectuales -incluido nuestro corresponsal,
    Ricardo González Alfonso, condenado a 20 años de prisión la "Primavera
    negra" de marzo de 2003- que deben cumplir grandes condenas sólo por
    haber informado fuera del control del Estado. ¿Cómo un que
    trabaja a favor de la libertad de expresión y del acceso de sus
    ciudadanos a la información podría permanecer sordo a este llamado?
    Durante mucho tiempo Cuba fue un símbolo en América Latina. La
    revolución de 1959 puso fin a una dictadura. El país sufre desde hace
    medio siglo un embargo absurdo, injusto para la población cubana, pero
    útil para el régimen. Recientemente, en una misión en Haití, que debe
    mucho a la presencia brasileña, pudimos constatar la eficacia de las
    brigadas médicas cubanas -un orgullo nacional-, que socorrieron a la
    población víctima del sismo. Sin embargo, esas realidades no compensan
    de ninguna manera la suerte que las autoridades de La Habana infligen a
    sus oponentes. Tampoco excusan las brutalidades y las humillaciones
    cometidas contra los periodistas, militantes, sindicalistas y sus
    familias. No justifican en ningún caso la imposibilidad para los cubanos
    de acceder libremente a la Internet o de viajar sin autorización.
    Subrayar esta otra realidad cubana es exponerse a la propaganda odiosa
    de esos que, creyendo proteger el honor del país, defienden los métodos
    de un régimen que carece de argumentos.
    El porvenir de Cuba y de sus instituciones concierne a los cubanos. Las
    violaciones de los derechos humanos en Cuba conciernen a la comunidad
    internacional y a la conciencia universal, como en cualquier otro país
    donde esos derechos son pisoteados. Para que sea respetado, el régimen
    cubano debe ser respetable. Ese es el sentido de la resolución votada
    casi unánimemente por el Parlamento Europeo el 11 de marzo pasado,
    incluidas todas las corrientes políticas.
    Es urgente. En memoria de Orlando Zapata Tamayo y a nombre de la
    liberación de los presos de conciencia, el Guillermo Fariñas
    Hernández realiza una huelga de hambre. Nosotros lo incitamos a
    suspenderla, pero él se dice preparado a morir. Otros disidentes harán
    lo mismo en ausencia de un mínimo esfuerzo de las autoridades cubanas y
    si persiste el silencio de los países hermanos de América Latina. ¿Cómo
    responde el gobierno al desamparo de estas personas? Ensañándose en
    manchar su reputación. El continente americano, hoy comprometido con la
    unidad y la integración regional, ha padecido las dictaduras y la
    represión. Las democracias latinoamericanas no pueden permitir que esta
    situación perdure en Cuba sin tener alguna reacción. En el triste
    séptimo aniversario de la "", no hay más símbolo cubano.
    No hay más tabú cubano.
    Agradeciendo la respuesta que dará Usted a esta carta, que me comprometo
    a publicar con su autorización, le envío Señor Presidente mis saludos
    más cordiales.
    Jean-François Julliard
    Secretario General de Reporteros sin Fronteras

    http://www.cubanet.org/CNews/y2010/marzo2010/17_O_1.html

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *