Hunger strike in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
May 2011
M T W T F S S
« Apr   Jun »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
Archives
Recent Comments

    Madre de mártir ruega por Cuba libre

    Publicado el viernes, 05.06.11

    Madre de mártir ruega por Cuba libre
    JUAN CARLOS CHAVEZ
    jcchavez@elnuevoherald.com

    Todas las noches desde hace poco más de un año una mujer se arrodilla al
    pie de la foto de su hijo, le enciende una vela y reza por su alma. Esta
    es una escena común en cualquier lugar del mundo. Pero en Cuba, esta
    mujer encarna el dolor de miles de madres y su hijo es el símbolo más
    conocido de la resistencia contra una dictadura de 52 años.

    Ella es Reina Luisa Tamayo, madre de Orlando Tamayo, el
    prisionero político muerto el 23 de febrero del 2010 tras una huelga de
    hambre de 85 días en reclamo de mejores condiciones carcelarias.

    "Nunca pensé que podría perder a un hijo de esa manera'', dijo Tamayo.
    "La vida ya no es igual, pero hay que llevarla".

    Este domingo, cuando se celebre el Día de las Madres, Tamayo, de 62
    años, volverá a inclinarse ante la foto de su hijo en su humilde casa de
    Banes, el remoto pueblo oriental a 850 kilómetros de La Habana. Y rogará
    también, agregó, por la libertad de Cuba.

    La muerte de Zapata, boxeador y albañil, a quien las autoridades le
    negaron el por varios días, levantó la mayor ola de condena mundial
    por un de conciencia cubano. Para Tamayo fue un "asesinato
    premeditado".

    De origen campesino, Tamayo se casó por primera vez a los 16 años. Antes
    de cumplir 21 ya era madre de tres varones, Rogelio, Orlando e Israel.
    Otro matrimonio, a los 24 años, trajo a José Luis y Reina María.

    "A todos mis hijos los he criado lo mejor que pude", dijo Tamayo. "Los
    educamos para que tuvieran un buen comportamiento hacia el prójimo y
    pudieran convivir con tranquilidad".

    Tamayo se dedicó a un sinfín de tareas para ayudar a sostener el hogar.
    Crió animales y niños, lavó ropa y trabajó en restaurantes y cafeterías.
    Cuando Zapata fue arrestado por primera vez en el 2003, Tamayo empezó a
    sentir los rigores de ser la madre de un . Lo poco y nada que
    podía conseguir era destinado a la compra de alimentos para Zapata,
    encarcelado en la tristemente célebre prisión de Kilo 7, en Camagüey.

    "Era mucho esfuerzo'', dijo Tamayo. "Una sola jaba llegaba a costarnos
    hasta 900 pesos, además del costo del transporte".

    Siempre que nombra a su hijo lo hace con nombre y apellido.

    "Desde chiquito lo llamábamos así: Tamayo", dijo. "Era un
    buen hijo, ayudaba en la limpieza del hogar y en todo lo que hacía
    falta. Nunca olvidó a su familia".

    A pesar del constante hostigamiento de la y turbas
    organizadas por el , Tamayo no se arrepiente del curso que ha
    tomado su vida. Sus actividades en memoria de su hijo y en defensa de
    los prisioneros políticos han sido un dolor de cabeza para las
    autoridades. Con frecuencia, se le suele ver en las marchas de las Damas
    de Blanco, madres y esposas de presos que recorren las calles de La
    Habana para promover su causa en medio de las golpizas y el acoso de
    activistas progubernamentales.

    Arrestada decenas de veces, su casa en Banes, donde vive con su esposo
    José Luis Marino Ortiz, y dos de sus cuatro hijos y nietos, se encuentra
    bajo permanente vigilancia.

    El 18 de febrero fue detenida violentamente junto con Ortiz y el
    disidente Daniel Mesa Cantillo. Se les acusó de falta de respeto a las
    autoridades, resistir al arresto y quejarse por imposición de fuertes
    medidas de seguridad en Banes.

    "Quieren intimidarnos pero no van a lograrlo", enfatizó. "A mí me han
    tratado de asfixiar con un trapo mojado con gasolina, me han bajado los
    pantalones delante de militares y de todo el vecindario. Pero aquí estoy
    y voy a seguir hasta el día en que me vaya".

    En octubre, las autoridades ofrecieron a Tamayo y a 12 miembros de su
    familia la posibilidad de abandonar la isla. En febrero, les pagaron los
    costosos trámites en un intento por acelerar su partida al exilio. El
    permiso de salida, conocido como la Tarjeta Blanca, cuesta $200. Los
    exámenes médicos, alrededor de $400 por persona.

    Tamayo aceptó la propuesta a condición de que le dieran las cenizas de
    Zapata, sepultado en Banes. A fines de noviembre, las autoridades
    enviaron a un equipo forense a exhumar el cadáver. Pero la operación se
    detuvo porque la familia aún no tenía las visas para venir a Estados
    Unidos. En estos momentos, ya cuentan la autorización de Washington.

    Desde La Habana, Laura Pollán, líder de las Damas de Blanco, dijo que
    Tamayo es una persona de una gran integridad.

    "Las Damas de Blanco estamos orgullosas de que forme parte de nuestro
    grupo a pesar de la distancia que nos separa entre Banes y La Habana",
    indicó.

    El disidente Guillermo Fariñas, ganador del Premio Sajarov 2010, destacó
    que Tamayo le inculcó a Zapata unos valores que ya no son frecuentes en
    la sociedad cubana.

    "Hay que quitarse el sombrero ante una persona que representa la
    humildad de la mujer cubana y el sufrimiento de las madres que perdieron
    a sus hijos", dijo.

    Un día después de la muerte de Zapata, Fariñas inició una huelga de
    hambre que culminó con un acuerdo entre las autoridades y la
    Católica para liberar a todos los presos de conciencia. Más de 100 han
    sido excarcelados, pero aún quedan decenas en prisión.

    Elizardo Sánchez, de la Comisión Cubana de y
    Reconciliación Nacional (CCDHRN), comentó que Tamayo debió asumir el
    papel de la madre de un mártir con un enorme significado para la nación
    cubana.

    "Tamayo representa la memoria de un disidente que murió defendiendo los
    derechos de todos los cubanos", dijo.

    http://www.elnuevoherald.com/2011/05/06/v-fullstory/936548/madre-de-martir-ruega-por-cuba.html

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *