Hunger strike in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
May 2013
M T W T F S S
« Apr   Jun »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    Decodifiquemos el discurso oficial

    Decodifiquemos el discurso oficial
    Lunes, Mayo 13, 2013 | Por Lilianne Ruíz

    LA HABANA, Cuba, mayo, www.cubanet.org.- El pasado 1 de mayo, el
    Canciller cubano pronunció ante el Consejo de de la
    ONU, con motivo de la presentación de Cuba ante el Examen Periódico
    Universal, un discurso indignante para todos los cubanos.

    Aquí, el más valorizado discurso -pese a los blogs, pese a los
    periódicos-, parece ser todavía el discurso del poder. Así se ve desde
    Cuba, donde el periódico Granma, luego de dedicar algunas páginas a
    reproducir el discurso, colocó una nota triunfalista para la ortodoxia
    “revolucionaria” que ve en el Examen Periódico Universal, no la
    posibilidad de que los cubanos disfruten de todas las bendiciones de la
    individual, de empresa, de expresión, de elección, de
    conciencia (eso entra en el terreno de la herejía político ideológica en
    el socialismo), sino como una “batalla contra el imperialismo”.

    Lo más impresionante en dicha arenga son sus procedimientos de sumisión
    de la conciencia.

    El primer paso para someter la conciencia es apelar a su oportunismo;
    salvo para aquellos que tengan la voluntad de velar por la salvaguarda
    de los derechos humanos y no permitir que éstos sean reinterpretados a
    la conveniencia de ningún mecanismo de dominación.

    Nadie se imagine que Cuba es legible en el discurso oficial. Para hacer
    la historia de estos años, especialmente de esta actualidad que es la
    que más interesa, porque es la única que puede ofrecer una salida al
    pueblo, hay que retirar el privilegio al Canciller.

    Lo que tiene de endeble ese discurso es justamente su carácter
    gubernamental. Nacido del poder, saturado de intereses para quién lo
    pronuncia (es importante la atribución del discurso) en nombre del
    gobierno que representa, ese discurso fue preparado, con muchísima
    antelación, cuidadosamente redactado y controlado, para conjurar peligros.

    El peligro mayor para un sistema dictatorial es el de la libertad.

    Mientras escribía, marqué inútilmente a José Daniel Ferrer, líder de la
    Unión Patriótica de Cuba, pero el gobierno, que ha monopolizado los
    servicios, les había desconectado los teléfonos a los miembros de
    UNPACU. En el oriente de Cuba, decenas de miembros de esta organización
    se mantenían en huelga de hambre desde el 16 de abril, para reclamar la
    libertad del activista Luis Enrique Lozada Igarza, que felizmente fue
    excarcelado este 8 de mayo luego de una prolongada huelga de hambre y sed.

    Los activistas y opositores políticos son literalmente cazados por la
    Seguridad del Estado. El derecho a disentir de un gobierno, a aspirar
    legítimamente a un cambio de régimen que una parte significativa de la
    población está esperando hace mucho, no ha sido reconocido por el actual
    gobierno como un derecho humano. En vez de esto, para meter en la cárcel
    a opositores y activistas, el poder ha querido tildar de “agentes del
    imperialismo” a sus contrarios.

    Pero la oposición en Cuba no es importada. Nace de un espacio vital
    anterior a la política: el espacio de la conciencia.

    Los poderes se valen de muchos procedimientos de exclusión. Quién sabe
    si la mayor ambición que haya tenido el extinguible líder de las últimas
    décadas cubanas haya sido tener acceso a la tribuna siempre, tener el
    privilegio de construir el discurso. Porque mucho se ha repetido que el
    vencedor es aquel que tiene el derecho a contarnos la historia. Esta
    historia es tan frágil y tan temible como un discurso, cuya clave ha
    sido la dominación.

    http://www.cubanet.org/articulos/decodifiquemos-el-discurso-oficial/

    Tags: , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *