Hunger strike in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
July 2013
M T W T F S S
« Jun   Aug »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
Archives
Recent Comments

    Vida o muerte de un preso político – instrucciones en sobre lacrado

    Vida o muerte de un preso político: instrucciones en sobre lacrado
    Viernes, Julio 12, 2013 | Por Lilianne Ruíz

    LA HABANA, Cuba, julio 2013, www.cubanet.org.- El preso político Ernesto
    Borges Pérez fue amenazado de muerte por un preso común, en presencia de
    un teniente del Ministerio del Interior (MININT), en la prisión
    Combinado del Este.

    El pasado mes de junio, un preso común designado por las autoridades del
    penal como “Jefe del Consejo de Presos”, a pesar de estar cumpliendo una
    condena por asesinato, ser narcodependiente, por el consumo de pastillas
    que se comercian “clandestinamente” dentro de la prisión, y mantener una
    conducta violenta, dijo a Borges Pérez:

    -Te voy a dar una puñalada que te entre por aquí (señaló al hígado), y
    te salga por detrás. Te van a tener que enterrar en los Estados Unidos-,
    declaró el prisionero político a esta periodista durante una visita privada.

    El área de la visita es un comedor. Ningún periodista independiente
    cubano, ni de agencias de prensa extranjera, que no sirva a los
    intereses de propaganda del estado socialista cubano, ni los relatores
    del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, han tenido acceso al sistema
    penitenciario cubano por dentro.

    Después de recibir la amenaza, Borges Pérez le advirtió al recluso que
    haría una acusación formal de amenaza de muerte y tomaría por testigo al
    teniente Javier, conocido como “El Reeducador” -encargado de adoctrinar
    políticamente a presos comunes-, que había estado presente durante el
    altercado. Pero el oficial respondió a su vez:

    -No voy a servirte de testigo, yo no estoy aquí.

    Borges Pérez considera que semejante respuesta puede funcionar como
    incitación para que un reo con las características antes mencionadas
    agreda a un preso político.

    En general, dice: “La población penal respeta a los presos políticos, a
    no ser que la Seguridad del Estado intervenga”. Y añade: “Mensualmente,
    se reúnen en una oficina con el preso que ellos designaron como jefe y
    que el resto conoce como “El Disciplina”, y le dan indicaciones precisas
    de cómo tratar con los presos políticos”.

    Conmutada pena de muerte

    Borges Pérez fue condenado a 30 años de cárcel por el Tribunal del
    Ejército Occidental, el 14 de enero de 1999, bajo el delito de
    Espionaje, en la causa No. 2 de dicho año. La pena de muerte por
    fusilamiento le fue conmutada.

    El delito por el que fue juzgado consistió en haber reunido los
    expedientes de 26 “agentes carnadas” de los servicios secretos cubanos,
    para divulgarlos posteriormente. Fue detenido por esta acción el 17 de
    julio de 1998.

    El fiscal del caso expresó a la familia, concluido el juicio, que solo
    cumpliría la tercera parte de la sanción, 10 años, para luego obtener
    libertad condicional, por tratarse de un militar de carrera sin
    antecedentes.

    Pero Borges Pérez no se ha retractado ideológicamente. Ha continuado
    trabajando en la denuncia de violaciones de los derechos humanos de la
    población penal, ha ofrecido su testimonio escrito del caso contra
    Robert Vesco de 1996, del que participó como analista principal del
    departamento 1 de la Dirección General de la Contrainteligencia, en los
    interrogatorios.

    A 15 años de los sucesos que le llevaron a la cárcel, Borges Pérez
    rememora las razones que tuvo para pasar de la oficialidad a la disidencia:

    “Fueron un grupo de factores”, dice; “la Perestroika, la corrupción que
    vi dentro de la Seguridad del Estado, el tráfico de influencias, la
    constatación de que la única prioridad del aparato es perpetuar en el
    poder al clan Castro. La insensibilidad del Estado/ Partido ante la
    miseria de la población en los años de Período Especial, para mantener
    el control político y económico del país.

    “La Seguridad del Estado del gobierno cubano”, agrega, “es un aparato
    sobredimensionado y corrupto, porque tiene un exceso de plantilla que no
    se corresponde con el tipo de resistencia, no violenta, que se hace en
    la Isla, y una educación en la violencia amparada por la ideología del
    castrismo. Desde el fin de la guerra civil, que abarcó el periodo del 61
    al 66, con la llegada de los años 70, la oposición en Cuba se enfoca en
    la defensa de los derechos humanos y la lucha contra las violaciones
    institucionalizadas por el sistema. Pero la Seguridad del Estado
    mantiene su estructura de represión idéntica a la utilizada durante la
    guerra civil. Al ser un aparato sobredimensionado en personal y en
    plantilla, los oficiales operativos (contrainteligencia) crean redes de
    informantes en todos los segmentos de la sociedad, y se constituye el
    Estado Policial”.

    En huelga de hambre

    En el año 2012, Borges Pérez sostuvo dos huelgas de hambre. La primera
    duró 9 días, en reclamo del derecho a hacer llamadas telefónicas
    regularmente -en especial para hablar con su hija en el extranjero-, así
    como la devolución de sus medicamentos, indicados para las enfermedades
    crónicas que padece, entre ellas asma bronquial, y el acceso a servicios
    médicos especializados. Finalizó la huelga al obtener la palabra del
    teniente coronel Vargas, en aquel momento Jefe de Prisiones de la
    Habana, de que cumplirían sus demandas.

    Pero las autoridades no cumplieron. A menos de un mes de suspendida la
    primera, inició una segunda huelga de hambre, exigiendo libertad
    condicional.

    El 28 de febrero de ese año, a los 18 días de inanición, se presentó en
    su celda el Cardenal Jaime Ortega Alamino y le prometió discutir su
    libertad con el General- Presidente de Cuba. “Durante 7 días valoré esta
    promesa del Cardenal y abandoné la huelga a los 25 días”, precisa.

    Una comisión ministerial le visitó al cabo de un mes: “Revisaron por
    primera vez mi expediente de prisionero, y respondieron que habían
    propuesto a los tribunales mi libertad condicional, pero han pasado 14
    meses desde esa visita”.

    “Cuando un preso político inicia una huelga de hambre”, comenta Borges
    Pérez, “se crea un Puesto de Mando, que tiene que informar diariamente a
    la alta jefatura del MININT. La creación de un Puesto de Mando se
    traduce en más gasolina para los carros, café, cigarros, asignaciones
    especiales de comida, vacaciones en casas en la playa, certificados de
    reconocimiento, ascensos. Es una inercia burocrática represiva. Viven de
    eso”.

    Tras haber denunciado telefónicamente esta última amenaza de muerte, las
    autoridades carcelarias tomaron la decisión de cambiar de piso a todo el
    destacamento, permaneciendo en él sólo Borges y su compañero de celda,
    con un nuevo grupo de presos. También, el reeducador Javier fue
    transferido de área.

    Sobres lacrados

    Pero el 29 de junio fue conducido, esposado, a una oficina del Combinado
    del Este, donde había un coronel, que se presentó como sustituto del
    director general de Cárceles y Prisiones, y le fue reiterada la amenaza
    en los términos de que, ante el preámbulo de un cambio democrático en
    Cuba, dijo el coronel, “nosotros estamos preparados para eso, y tú
    también te tienes que preparar. Tenemos instrucciones precisas en sobres
    lacrados, sobre el tratamiento que hay que darle a ustedes” (los presos
    políticos, se entiende).

    Dicho coronel le expresó además que le sería retirado nuevamente el
    derecho a las llamadas telefónicas.

    El 5 de julio, un militar con grados de Mayor le comunicó oficialmente
    que sus llamadas telefónicas deberá realizarlas, a partir de ahora,
    desde una oficina, y que solo tendrá derecho a una llamada de 10 minutos
    por semana, sin horario fijo y en presencia del reeducador Javier.

    “Con esto, las autoridades del penal no solo están violando el derecho
    establecido internacionalmente sobre el trato a prisioneros, sino
    también están incumpliendo con lo acordado tras el cese de la huelga de
    hambre que realicé en 2012”, concluye Borges Pérez.

    Source: “Vida o muerte de un preso político: instrucciones en sobre
    lacrado | Cubanet” – http://www.cubanet.org/?p=46116

    Tags: , , , , , , , , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *