Hunger strike in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
February 2014
M T W T F S S
« Dec   Mar »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
2425262728  
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    Ambulancias y bomberos para detener a Antúnez

    Ambulancias y bomberos para detener a Antúnez
    Placetas no había visto un operativo así: todos los efectivos de
    uniforme militar
    viernes, febrero 7, 2014 | Lilianne Ruíz

    LA HABANA, Cuba.- El operativo que montaron para detener y saquear la
    vivienda del opositor Jorge Luis García, Antúnez, fue desproporcionado y
    perverso. El propio líder del Frente Nacional de Resistencia Orlando
    Zapata Tamayo no recuerda haber visto algo similar, ni cuando estuvo preso.

    Tres patrullas de policía, cinco motos Zuzuki, varios microbuses llenos
    de efectivos militares, un carro jaula enmascarado, muy bien disfrazado,
    pero era un carro jaula, recuerda Antúnez a través del teléfono, desde
    su residencia en Placetas, a unos 36 kilómetros de Santa Clara, la
    cabecera provincial.

    Motivo de la policía: No podía seguir repartiendo juguetes a niños de la
    zona, se lo habían advertido.

    El día anterior al brutal allanamiento de su casa, Antúnez y su mujer
    habían estado repartiendo juguetes en el barrio pobre donde vive. Su
    propia casa es una sencilla construcción con un cuarto afuera, en el
    patio, donde duerme la pareja.

    Pero ese lugar es algo más que una vivienda. Funciona como centro de
    enseñanza de derechos cívicos para la zona. Por eso había allí un
    pizarrón, que también se llevaron los militares, junto con el televisor,
    zapatos, ropas, juguetes, accesorios de mujer, fotos de familia,
    diplomas, computadoras y, curiosamente, un teléfono comprado a la
    estatal ETECSA, que tenía su factura para mostrar.

    Antúnez, como se ha dicho en la prensa en estos días, estuvo detenido
    ese día en un centro de interrogatorios de Villa Clara, que es el
    equivalente del temido 100 y Aldabó, en La Habana. Allí le dijeron que,
    en lo adelante, no permitirán a más de diez personas reunidas en su casa
    y que podían devolverle el televisor. Pero él, que ya estuvo plantado en
    la cárcel, no aceptó.

    Quiere de vuelta todo lo que la policía política le robó, o entrará en
    una huelga de hambre.

    Lamenta mucho que se llevaran sus diplomas de reconocimiento en la gira
    que recientemente hiciera por Estados Unidos, así como la foto de su
    madre fallecida.
    Tenía pasaporte visado para estar el 22 de este mes en Ginebra, ante la
    Comisión de Derechos Humanos, pero el documento también fue sustraído.

    En su lugar viajará la activista Damarys Moya Portieles.

    Los hechos ocurridos este último miércoles día 5 podrían servir como
    guión de película, pero lamentablemente fueron vividos en carne propia
    por la pareja.

    La esposa de Antúnez, Iris Tamara Pérez Aguilera, estaba en la terminal
    de Santa Clara esperando un vehículo para viajar a Matanzas. Ve pasar
    una caravana de carros militares, ambulancias, bomberos, microbuses
    llenos de soldados. Estaba a 39 kilómetros de su marido. Lo llamó por
    teléfono y éste la tranquilizó diciéndole que irían hacia otro lugar.

    Pero en veinte minutos, Antúnez los tenía en la puerta de su casa. En
    cuanto abrió la reja, patearon la puerta, lo tiraron contra la pared, se
    llevaron detenidos a las personas que estaban allí, lo esposaron y
    cargaron con él.
    Estando detenido en un centro de interrogatorios, vaciaron la casa.

    Lo más impresionante, recalca, es que iban todos de uniforme. Esta vez
    no utilizaron las brigadas de civil que trabajan para la Seguridad del
    Estado.

    Source: Ambulancias y bomberos para detener a Antúnez | Cubanet –
    http://www.cubanet.org/actualidad/actualidad-destacados/ambulancias-y-bomberos-para-detener-a-antunez/

    Tags: , , , , , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *