Hunger strike in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
March 2014
M T W T F S S
« Feb   Apr »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    El escritor fastidioso de la dictadura

    El escritor fastidioso de la dictadura
    Lleva un año entre rejas. -En la prisión “1580” hice 70 denuncias en 4
    meses y medio-, dice Ángel Santiesteban desde la cerca del penal
    sábado, marzo 8, 2014 | Lilianne Ruiz

    LA HABANA, Cuba.- El pasado 28 de febrero, Reporteros sin Fronteras
    lanzó un comunicado adjuntando la segunda Carta Abierta de Angel
    Santiesteban al General-Presidente de Cuba, Raul Castro, justo el día en
    que el escritor cumplió un año encerrado. La primera carta, dirigida al
    mismo mandatario, la publicó Santiesteban en su blog pocos días antes de
    ser llevado a la cárcel por un delito del que se declara inocente.

    El lugar donde actualmente está recluido es un asentamiento militar, en
    Lawton, La Habana, con apariencia de empresa constructora de viviendas.
    Alberga 19 presos. Sus compañeros han cometido delitos de robo, tráfico
    de drogas y asesinato. Están obligados a permanecer en un régimen de
    trabajo forzado. Hasta allí hemos ido a visitarlo, un grupo de amigos y
    esta reportera, que pudo obtener sus declaraciones.

    Antes estuvo en La Lima, un establecimiento penitenciario ubicado en
    Guanabacoa, y después en la prisión conocida como la “1580”, situada en
    San Miguel del Padrón.

    El don de gentes del escritor garantiza unas relaciones respetuosas con
    los reos. Mientras éstos se van a trabajar a la herrería o la
    carpintería, él se queda escribiendo durante todo el día. Pero esto lo
    ha conseguido a fuerza de plante.

    Comparado con las otras cárceles donde ha estado, el lugar es menos severo:

    -La única explicación que yo le doy al hecho de que me hayan traído aquí
    es que yo publico denuncias. Dentro de las cárceles hay golpizas por
    parte de las autoridades constantemente. En la “1580” hice 70 denuncias
    en 4 meses y medio-, expresa el escritor, que nos recibe en la cerca del
    penal.

    Es la segunda vez que está preso. La primera vez fue con 17 años. Estuvo
    9 meses en espera de juicio en la cárcel de La Cabaña. Había ido a
    despedir a una parte de su familia, que se marchaba clandestinamente de
    Cuba, a la zona costera. Fueron sorprendidos y se los llevaron a todos a
    la cárcel. De las memorias de aquellos 9 meses, que para él fueron
    interminables, salió el libro que le valió el Premio Casa de las
    Américas en 2006: Dichosos los que lloran.

    Ha perdido mucho peso. No acepta otra comida que no sea la que le
    suministran sus familiares. Llegó a tener una dieta tan estricta como
    tomar leche con galletas al mediodía y una sopa de sustancias
    deshidratadas, hecha con agua hirviendo, al final de la tarde.

    En dos ocasiones, en el penal “1580”, plantado en huelga de hambre, fue
    esposado de pies y manos. Luego, los carceleros le tomaron por el cuello
    abriéndole la boca para hacerle tragar un líquido pestilente.

    Está a punto de terminar una novela:

    -Será un homenaje a Cirilo Villaverde, por su Cecilia Valdés-, comenta.
    Pero tiene otra en fase de edición, de género policíaco, para
    entretener, que rompe con su estilo habitual:

    -Me quise divertir-, aclara.

    También ha escrito un libro de cuentos sobre la prisión.

    -Quise contar cómo ocurren los motines. Condensé los relatos que los
    presos me han narrado.

    Pudo sacar los manuscritos fuera de la cárcel y ya los textos están
    salvados en ordenador. En la “1580” empezaba a escribir a las 8 de la
    mañana y solo se detenía cuando los guardias apagaban la luz, a las 10
    de la noche.

    -Escribía como si me fuera a morir. A pesar de todo, va a ser un tiempo
    que voy a añorar por el resto de mi vida.

    La causa contra Santiesteban empezó a tejerse una tarde del mes de julio
    de 2009 en la que él se encontraba en compañía de tres personas que
    pueden dar fe de su presencia. En el otro extremo de la ciudad, su ex
    mujer, Kenia Diley Rodríguez, se presentó en una estación de policía a
    la misma hora para acusarlo de haber violado su domicilio y haberla
    atacado. A los tres días, Rodríguez añadió a la acusación el delito de
    “robo”; y al cabo de casi dos meses de la supuesta agresión, agregó
    “violación” e “intento de asesinato”.

    De ninguna de estas acusaciones hubo la menor evidencia física, según ha
    podido demostrar el propio acusado.

    Los antecedentes son de culebrón, si no fuera porque terminó en tragedia
    para su principal protagonista:

    Santiesteban había abandonado la relación con Diley Rodríguez. Para
    entonces, ya tenía un vínculo sentimental con una conocida actriz
    cubana. Pero lo que terminó de exacerbar la malicia de Diley Rodriguez
    fue la negativa de Santiesteban a darle permiso legalmente para sacar
    del país al hijo menor de ambos.

    Mientras, había alguien más interesado en perjudicarlo: la seguridad del
    Estado.

    No pasó mucho tiempo entre la publicación del blog de Santiesteban y el
    momento en que se fijó día y hora para el juicio.

    Sin garantías en este país de que se respete la presunción de inocencia
    (la ley no se reparte por igual y los tribunales no son independientes),
    la mala voluntad de la mujer contra su ex cónyuge, un intelectual
    disidente, consiguió meterlo a la cárcel.

    Recientemente, fue acogido el Recurso de Revisión de la sentencia, que
    presentó su abogada ante la Ministra de Justicia el año pasado. Ahora
    falta que el Tribunal envíe el expediente del juicio al Departamento de
    Revisión. En el Recurso, se expresa que la sanción contra Ángel
    Santiesteban es una enorme injusticia, porque “ha sido víctima de una
    vulgar patraña originada en las calumnias vertidas por su ex mujer”. Al
    final del documento, se pide la anulación de la sentencia; la absolución
    de los delitos imputados.

    La familia del escritor logró averiguar que el documento estuvo mucho
    tiempo archivado en el Ministerio de Justicia. Les dijeron informalmente
    que el caso era famoso allí y que se habían reunido a todas las instancias.

    -Una cosa es que en el Ministerio de Justicia acepten la revisión y otra
    que puedan ser honestos-, comenta el escritor.

    El video donde aparece el testigo más importante de la fiscalía
    confesando haber mentido a favor de Kenia Diley, Rodríguez, por los
    beneficios económicos ofrecidos por ella, no fue acogido por el Tribunal
    como prueba de descargo. Pero sirvió para desmoronar el cúmulo de
    acusaciones que llevaba inicialmente.

    A pesar de toda lógica, fue sentenciado por “violación de domicilio” y
    “lesiones”.

    La persona de buena voluntad que logró encender la cámara en el momento
    justo, libró a Santiesteban de la petición fiscal de 54 años de cárcel.

    -El tipo no sabía que lo estaban grabando. Cuando se enteró fue a la
    unidad de policía con la madre de mi hijo a hacerme una acusación de
    “atentado”.

    El video fue peritado por el Laboratorio Central de Criminalística, que
    lo valoró como idóneo. El tribunal se limitó a desestimar el material
    “por no aportar elementos de interés al proceso”.

    La pregunta que hace su abogada en el documento es la siguiente: Si las
    autoridades llegaron a la conclusión de que la mayor parte de las
    imputaciones de Kenia Diley Rodríguez contra Santiesteban eran falsas,
    ¿qué grado de credibilidad puede reconocérseles a las que todavía siguen
    en pie?

    Source: El escritor fastidioso de la dictadura | Cubanet –
    http://www.cubanet.org/destacados/el-escritor-fastidioso-de-la-dictadura/

    Tags: , , , , , , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *