Hunger strike in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
March 2014
M T W T F S S
« Feb   Apr »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    Una solución final?

    ¿Una solución final?
    LUNES, 10 DE MARZO DE 2014 00:55 ESCRITO POR JUAN GONZALEZ FEBLES

    Cuba actualidad, Lawton, La Habana, (PD) Un trabajo del colega Rolando
    Cartaya, “Escuela cubana de represión se extrema en Venezuela”,
    publicado en Martinoticias.com el 26 de febrero pasado destaca lo
    publicado en Caracas por el diario El Nacional, sobre fusileros
    entrenados para contrarrestar motines y reprimir manifestaciones.

    Concluye con la afirmación hecha por el diario caraqueño sobre que tales
    fusileros dentro de esta modalidad criminal “han dado muestras de gran
    eficacia y crueldad”.

    Se habla en este trabajo de “patrones del asesinato de estado”. Sobre
    este tema de los asesinatos selectivos de Venezuela, existe un patrón
    similar en los cadáveres de los manifestantes abatidos en la Plaza de la
    Independencia de Kiev, Ucrania.

    El testimonio citado en este trabajo es impactante por la semejanza.
    Según lo afirmado, una doctora ucraniana que recibió los cadáveres de
    los manifestantes abatidos allí, describió “la espeluznante
    profesionalidad de los asesinos”.

    “Los francotiradores asesinaron a los manifestantes de una manera muy
    profesional, disparando al corazón, al cerebro, o a la carótida”, así se
    reflejó en la cita tomada de Martinoticias, de acuerdo a lo declarado a
    la cadena privada Kanal 5 por la Dra. Olga Bogomolets.

    Hace años me referí al testimonio de un anciano retirado y a la vez
    decepcionado de sus servicios al Ministerio del Interior castrista.
    Contó que en abril de 1994, en tiempos del Maleconazo, a los oficiales
    de una unidad del Ministerio del Interior ubicada en El Vedado -que no
    quiso identificar- se les orientó que cuando se diera la orden, debían
    infiltrarse en las manifestaciones antigubernamentales que esperaban.
    Una vez allí, vestidos de civil y armados con pistolas, debían
    identificar y seguir a los líderes de los desórdenes, dispararles un
    tiro en los riñones y seguir adelante hasta acabar con todos.

    Otro anciano contaba a todo el que estuviera dispuesto a escucharlo en
    el agro mercado ubicado en la calle 8va entre las calles Tejar y Pocito,
    en Lawton, como despertó en la sala de un selecto hospital para
    militares, luego de cumplir la orden de impactar el automóvil de un
    extranjero. Las circunstancias de cómo, por qué o para qué, no las
    detalló. Solo repetía su cantinela para concluir que al despertar,
    encontró al pie de su cama al amado Comandante en Jefe, que llegó para
    interesarse en su salud.

    Ante casos puntuales como este, uno se remite sin quererlo -o no
    queriéndolo del todo- a la sistematicidad y frialdad para el asesinato
    premeditado de eximios criminales como los nazis de Hitler y los
    comunistas de Stalin. La “solución final del problema judío” creada por
    los nazis en su momento, no parece haber sido la única o la última
    “solución final” de este patrón criminal. Lo semejante se nutre de sí
    mismo y los totalitarios de ayer de Europa parecen tener émulos en la
    propia Europa, Corea del Norte y en otros sitios puntuales en que se
    perfilan – o se han perfilado- soluciones de corte parecido.

    Por acá se trabaja en diversos planes, aunque no conozco ninguno
    dirigido a la prevención o neutralización de este patrón criminal que
    parece estar en boga por el momento.

    No obstante, continúa el esfuerzo democratizador. Para no parecer
    pesimista, no diré dividido-entre, sino multiplicado-por hojas de ruta
    que no van en dirección alguna o think tanks que no piensan o que no son
    capaces de hacerlo con acierto.

    Por momentos y siempre desde la óptica del optimismo, me recuerdan una
    vieja canción de The Beatles. Los veo, leo sobre ellos y entonces, me
    parece escuchar al magnífico dúo de Lennon y McCartney, repitiendo,
    “He’s a real nowhere man, sitting in he’s nowhere land, making all he’s
    nowhere plans for nobody. Doesnt have a point of view, knows not where
    he’s going to, is’nt he a bit like you and me”. “He’s as blind as he can
    be, just sees what he wants to see, nowhere man can’t you see me at all”.

    El caso es que me comprometo con el optimismo y entonces, sin hacer de
    aguafiestas, concedo todos los privilegios e incluyo prioritariamente el
    de la duda. Desde este optimismo, pienso que por acá nadie será pinchado
    en medio de una demostración callejera y morirá agónicamente poco
    después en algún hospital; tampoco nadie morirá en la circunstancia
    incierta de un accidente investigado con parcialidad, ningún hombre sano
    morirá repentinamente de inexplicable, súbito y fatal cáncer y nadie
    morirá en otra huelga de hambre o como consecuencia de una golpiza.

    En fin, por acá, no habrá “solución final”, sino reconciliación y hoja
    de ruta… con bendición euro-americana.

    Para Cuba actualidad: j.gonzalez.febles@gmail.com

    Source: ¿Una solución final? | Cuba noticias actualidad.Periodismo
    independiente. –
    http://www.primaveradigital.org/primavera/politica/54-politica/10053-iuna-solucion-final-.html

    Tags: , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *