Hunger strike in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
March 2015
M T W T F S S
« Feb   Apr »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    ‘Empezar a gritar y llevar el mensaje al pueblo nos quita el miedo’

    ‘Empezar a gritar y llevar el mensaje al pueblo nos quita el miedo’
    DDC | La Habana | 23 Mar 2015 – 9:09 pm

    Las opositoras de la protesta callejera en La Habana captada por dos
    periodistas europeas se muestran dispuestas a seguir saliendo a las calles.

    Las imágenes de la protesta de dos mujeres en La Habana pidiendo el fin
    de la dictadura y la miseria en Cuba el pasado mes de marzo, grabadas
    casualmente por dos periodistas europeas que luego fueron detenidas, han
    circulado ampliamente en los últimos días por las redes sociales. A
    pesar de ello, pocos detalles se han dado a conocer sobre las dos
    protagonistas del vídeo.

    Se trata de Sonia de la Caridad González Mejías y Melkis Faurecha
    Barría. Ambas militan en la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), aunque se
    conocieron en las actividades de las Damas de Blanco.

    Hace un año que realizan juntas este mismo tipo de protestas callejeras
    y afirman que ahora están dispuestas a seguir haciéndolas, siempre con
    la esperanza de que el pueblo pierda el miedo y se les una.

    González Mejías, de 47 años y con tres hijos, es la responsable de la
    cédula ‘José Martí’ de UNPACU en Lawton, de la que también forma parte
    Faurecha, madre soltera con cinco niños a su cargo.

    “Es deplorable cómo vive el cubano — explica González Mejías en
    conversación telefónica con DIARIO DE CUBA—, nosotras marchamos porque
    amamos nuestro país, pedimos leche para los niños, que pasan mucha
    hambre y nos duele en el corazón y nos entristece mucho”.

    La opositora sabe que la protesta de marzo ha tenido más repercusión que
    las anteriores porque fue captada por las dos periodistas europeas, a
    las que agradece la difusión de las imágenes con lo sucedido.

    Este tipo de manifestación acaba siempre con detenciones de horas o días
    y escasa repercusión mediática. Además, todavía resulta difícil contar
    con el apoyo del resto de ciudadanos que contemplan la escena: “El
    pueblo tiene miedo todavía, le queda el temor que le ha infundido la
    dictadura, pero nos apoya, camina a nuestra lado, van perdiéndolo”.

    “Cada vez nos detienen entre cinco o siete horas, en esta ocasión a los
    dos días nos cogieron y estuvimos detenidas en el Vivac, allí hicimos
    una huelga de hambre de seis días exigiendo nuestra libertad”, explica
    la opositora. En estas detenciones es habitual que les amenacen con la
    cárcel.

    Superar el miedo

    La activista comenta que antes de iniciar una protesta de este tipo, en
    la calle, siempre sienten temor, pero que se les olvida con los primeros
    gritos. “Nosotras empezamos con miedo. Melkis se pone fría y yo siento
    como un salto en el estómago”, relata.

    Pero estas sensaciones pasan rápido: “Se nos quita cuando empezamos a
    gritar; con las mismas palabras cogemos como una fuerza interna, la que
    nos da llevarle el mensaje al pueblo, para que se nos una y pierda el
    miedo. Eso nos hace fuertes. Si nos apoyan nos da valor”.

    Familiares y otros activistas las acompañan siempre para grabarlas y
    poder difundir después las imágenes al exterior. El objetivo es
    registrar cualquier agresión que puedan recibir y proteger así su
    libertad de expresión.

    En ocasiones los agentes de la Seguridad del Estado les requisan los
    celulares y les borran las imágenes. A veces algunas imágenes han podido
    recuperarse de los celulares de los ciudadanos que no son opositores,
    pero que graban las protestas con sus aparatos.

    González Mejías insiste en que tanto ella como su compañera de protestas
    continuarán haciéndolas mientras la Isla no sea un país democrático.
    “Vamos a seguir haciéndolo las veces que sea necesario, pacíficamente, a
    ver si la dictadura de los Castro se acaba y el pueblo se nos une para
    lograr la libertad”.

    Nada parece detener a esta activista, madre de tres hijos, abuela de
    otros dos niños, enferma de cáncer que acumula tres huelgas de hambre y
    lesiones en las articulaciones producidas, según denuncia, por las
    golpizas recibidas durante alguna de sus múltiples detenciones.

    Source: ‘Empezar a gritar y llevar el mensaje al pueblo nos quita el
    miedo’ | Diario de Cuba –
    http://www.diariodecuba.com/derechos-humanos/1427141392_13567.html

    Tags: , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *