Hunger strike in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
June 2015
M T W T F S S
« May   Jul »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  
Archives
Recent Comments

    El cardenal Jaime Ortega y las sospechosas coincidencias

    El cardenal Jaime Ortega y las sospechosas coincidencias
    junio 24, 2015 1:56 pm·

    Cuba actualidad, Cidra, Matanzas, (PD) La actitud del Cardenal Jaime
    Lucas Ortega y Alamino ha quedado en entredicho. Sus acciones, a veces
    más políticas que religiosas, coinciden muchas veces con los planes del
    dictador Raúl Castro.

    Este obispo que ha sido llamado a realizar la obra de Dios en Cuba,
    según el Vaticano, en los últimos años se ha dedicado a maquillar al
    régimen de La Habana.

    No le interesa la suerte del pueblo cubano, por lo que no ha tenido
    entre sus prioridades la promoción de los derechos humanos.

    Olvidó que Su Santidad el extinto Papa Juan Pablo II expresó, en 1998,
    que “la lucha por los derechos del hombre constituye… un desafío que es
    preciso afrontar y exige de todos perseverancia y creatividad” porque el
    hombre es “el camino primero y fundamental de la Iglesia”.

    Ese mismo año, el Cardenal Roger Etchegaray, en la apertura del Congreso
    Mundial sobre la Pastoral de los Derechos Humanos, señaló que “la
    iglesia debe ser exigente en su defensa e ilustración de los derechos
    humanos”. Argumentó: “Tenemos que defender a los defensores (de esos
    derechos) porque a veces la gente no entiende su lucha, y a menudo… les
    pueden meter en la cárcel, torturar, matar…”.

    A pesar de esas reflexiones, Ortega no ha dicho una sola palabra sobre
    los arrestos arbitrarios y violentos de disidentes, sobre todo mujeres,
    ocurridos durante los últimos dos meses en la barrida de Miramar, La
    Habana y en otros sitios del país. Defiende más a la cúpula del Estado
    totalitario que a quienes sufren las malas políticas de los funcionarios.

    Recordemos que cuando la oposición cubana tenía en jaque a la dictadura
    mediante una intensa campaña a favor de la liberación de los presos
    políticos en el año 2012, que incluyó la prolongada huelga de hambre del
    disidente Guillermo Fariñas, el Cardenal intervino, para en nombre de la
    iglesia, robarse el mérito por la excarcelación de éstos compatriotas, a
    quienes se les ofreció como única opción el exilio.

    Estuvo el clérigo en sintonía con los hermanos Castro al demandar la
    liberación de cinco agentes de la inteligencia militar cubana que la
    justicia estadounidense había condenado por violar las leyes de aquel país.

    Asimismo, al exigir el levantamiento del embargo económico
    norteamericano, el cura ha coincidido también con las pretensiones del
    régimen, que necesita créditos para financiar la represión y su
    deteriorada economía.

    Durante ese mismo año 2012, cuando el opositor (hoy exiliado) Ariel
    Sigler Amaya, en su silla de ruedas protestó frente a las oficinas de
    Inmigración y Extranjería, en la ciudad de Matanzas, porque el régimen
    le negaba el permiso de salida del país, sus familiares recibieron una
    llamada telefónica del Cardenal, a los 45 minutos, mediante la cual éste
    les anunciaba que el problema se había resuelto. ¡Qué coincidencia!.
    ¿Cómo se enteró Monseñor Ortega de una protesta que ocurrió a 100
    kilómetros de La Habana, cuando todavía la prensa no había difundido la
    noticia?

    A Monseñor Ortega no le agradaban los esfuerzos realizados por el
    fallecido disidente Oswaldo Payá Sardiñas (católico practicante), para
    lograr la democratización del país. Payá tampoco era del agrado del
    régimen por su destacada labor al frente del Movimiento Cristiano
    Liberación y porque ideó el Proyecto Varela –iniciativa ciudadana
    tendiente a lograr un referendo donde el pueblo pudiera solicitar al
    Parlamento cambios en las leyes del país que permitieran el tránsito
    hacia un estado de derecho. Un misterioso accidente de tráfico acabó con
    su vida, el 22 de julio, del año 2012, hecho que la oposición calificó
    como un asesinato.

    ¿Qué decir de las recientes declaraciones del sacerdote, quien al
    contactar con la emisora de radio española Ser manifestó que en Cuba ya
    no hay presos políticos?

    Parece que al obispo lo tienen muy mal informado los agentes del
    Departamento de Seguridad del Estado y los funcionarios del Departamento
    de Asuntos Religiosos del Partido Comunista.

    Actualmente la oposición desarrolla una intensa campaña mediante la cual
    le exige al régimen la excarcelación de todos los presos políticos.

    Sin embargo, al hablar para la referida emisora hispana, el líder
    religioso –al igual que lo hace el régimen- ha calificado de pálido el
    sacrificio de los cientos de activistas que se enfrentan todos los días
    a policías que actúan como mafiosos y a turbas de delincuentes,
    fanáticos y chivatos que los vigilan, insultan y golpean con absoluta
    impunidad.

    Al prelado lo domina su temor, por eso ataca a las víctimas, no a los
    porristas. Miente y actúa como un militante del Partido Comunista, que
    sigue las orientaciones del su Comité Central. Sabe lo que les sucede a
    quienes se niegan a transitar por el sendero de la obediencia miliciana.

    No ha debido olvidar el Arzobispo el tiempo (1966-1967) en que el
    régimen lo mantuvo recluido en las Unidades Militares de Ayuda a la
    Producción en la antigua provincia de Camagüey. A estos campos de
    trabajo forzado fueron llevados cientos de delincuentes comunes,
    religiosos, homosexuales y opositores que constituían un obstáculo para
    el proceso revolucionario, según el evangelio castrista.

    Tiene hoy el Cardenal dos opciones: cumplir los Mandamientos del Señor y
    mantenerse bajo su gracia, o guardar su sotana en un viejo almacén de la
    Catedral habanera, vestirse de miliciano y gritar a todo pulmón:
    ¡Socialismo o muerte!

    Esperemos que en lo adelante sus actos y declaraciones no coincidan
    tanto con las posturas del régimen; estas lo descalifican y lo muestran
    como un patético asistente del oficialismo, no como un auténtico
    servidor de Dios.

    Para Cuba actualidad: sanchesmadan61@yahoo.com

    Source: El cardenal Jaime Ortega y las sospechosas coincidencias |
    Primavera Digital –
    http://primaveradigital.net/el-cardenal-jaime-ortega-y-las-sospechosas-coincidencias/

    Tags: , , , , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *