Hunger strike in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
July 2015
M T W T F S S
« Jun   Aug »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    Demanda de justicia sin respuesta

    Demanda de justicia sin respuesta
    julio 22, 2015 9:12 am·

    Cuba actualidad, El Vedado, La Habana, (PD) En cualquier parte del
    mundo, los acusados de un presunto de-lito, son inocentes mientras no se
    de¬muestre lo contrario.

    Este principio fundamental de la justicia fue violado en el caso de
    Er¬nesto Castañeda Maso, quien por tres años consecutivos ha lu¬chado
    in¬fructuosa¬mente para denunciar las injusticias que lo dejaron sin su
    em¬pleo en el servicentro Lido, en Marianao.

    “No había razones para separarme de mi trabajo, ya que la acusación se
    basaba en que yo tenía un sobrante de gasolina al entregar el turno de
    trabajo esa noche, pero éste ni siquiera estaba registrado en el libro
    de las incidencias que diariamente llevan estos centros”, explica Castañeda.

    En los servicentros se genera una constante co¬rrupción. Todos los
    controles, las au¬dito¬rias, la vigilancia, las técnicas empleadas, no
    han sido suficien¬tes para aguantar el desvío de combustible.

    ¿Quién no recuerda aquella inusitada intervención de los servicentros
    or¬denada por Fidel Castro, para la que contrató a los trabajadores
    sociales, que muy pronto olvidaron el papel de policía que se les había
    asignado?

    Mientras el estado revende el combustible a precios de otra galaxia, les
    paga un mísero sueldo a sus tra¬baja-dores. Por eso se ven obligados a
    robar para poder subsistir.

    Ernesto Castañeda, residente en calle 19 B #21411, entre 214 y 21,
    reparto Atabey, municipio Playa, no robaba. Solo era testigo de los
    billetes que se almacenaban en los bolsillos de los que dirigían el
    servicentro, perteneciente a la sucursal oeste de la cor¬poración
    Ci¬mex. Los mismos que lo echaron de su trabajo en el año 2012 y que
    siguieron mejorando sus posiciones dentro del ramo.

    En su afán por recuperar su trabajo, Castañeda pensó contar con las
    de¬bidas ga¬rantías que le permitieran ser escuchado en variadas
    instan¬cias de la justicia. Sin embargo, se vio sin amparo sindical o de
    cualquier otra índole.

    En junio de 2012 escribió una carta a la Contraloría General de la
    Repú¬blica, donde exponía evidencias de la corrupción y las
    irregularidades en el control del com¬bus¬tible por el grupo que dirigía
    el servicentro. La res-puesta de la Contraloría, que es presidida por
    Gladys Be¬jerano, llamada la “Dama de Hierro”, le llegó un mes después:
    le indicaban dirigirse al Grupo de Adminis¬tra¬ción Empresarial (GAE), a
    cargo d, ubi¬cado en la Avenida del Puerto, en La Habana Vieja.

    Hasta allí se fue Castañeda con la pretensión de que el presidente del
    GAE , el general Luis Alberto López Calleja, le concediera una
    entre¬vista. Pero lo único que consiguió fue ser peloteado por el
    abo¬gado Romer, quien solo le concedió un encuentro con Arturo Ramírez
    Rauchman, di¬rector general de cuadros del sistema empresarial del
    CIMEX, el cual desestimó sus demandas.

    El 13 de diciembre de 2012 decidió plantarse en anunciada huelga de
    ham¬bre frente al edificio de Adminis¬tra-ción Empresarial hasta
    ob¬tener una entrevista con Ló¬pez Calleja Estuvo siete días sin ingerir
    alimentos ni agua, con un cartel que decía: “Quiero un entrevista con el
    presidente del GAE”. Esta protesta provocó su in-mediata conduc¬ción
    hacia una unidad de policía, donde enfren¬taría a un fiscal, a un agente
    de la Contrainteligencia y a un capitán de la PNR, quienes lo multaron y
    amenazaron con mandarlo a la prisión, de continuar con la presunta
    desobediencia.

    Nuevamente, el 3 de enero de 2013, Castañeda se plantó a la entrada del
    edifi¬cio, y de inmediato fue conducido al centro de detención de
    Calaba¬zar, el Vivac, para ser presentado a un juicio que finalmente no
    se celebró, y se le envió a su casa hasta tanto se le notificara.

    Otro intento para ser escuchado sería frustrado el 23 de enero de 2013,
    cuando fue arrestado y llevado a juicio, en la causa 53/13, ante el
    Tribunal Mu¬nicipal de La Ha¬bana Vieja, quien dictaminó un año de
    privación de libertad, que finalmente quedó en reclusión domiciliaria.

    Durante tres años Ernesto Castañeda ha reali¬zado otras accio¬nes para
    demandar justicia para su caso, tales como plantarse en la Plaza de
    Revolución, la Fiscalía Militar, y en el parque de Calzada y K, frente a
    la Sección de Intereses de los EEUU.

    También realizó una huelga de hambre en su casa en marzo del 2014,
    ex¬hibiendo un cartel público donde expli¬caba su demanda. Esta huelga
    fue interrumpida en contra de su voluntad por la poli¬cía, e
    inmediatamente fue ingresado en el Hos¬pital Clínico-Quirúrgico, bajo el
    pretexto de salvarle la vida.

    Constan en poder de Castañeda las copias de las cartas dirigi¬das al
    mi¬nistro de las FAR, al presidente de Asamblea Nacional, el
    Departamento de Aten¬ción a la Ciu¬dadanía, al vice¬presidente del
    Gobierno de Playa y al Partido Comunista.

    Para Cuba actualidad: leonpadron16@gmail.com

    Source: Demanda de justicia sin respuesta | Primavera Digital –
    http://primaveradigital.net/demanda-de-justicia-sin-respuesta/

    Tags: , , , , , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *