Hunger strike in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
November 2015
M T W T F S S
« Oct   Dec »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    Noel López González – una historia más del infierno

    Noel López González: una historia más del infierno
    Preso desde 2007, retoma huelgas de hambre ante el engaño de las autoridades
    miércoles, noviembre 18, 2015 | Gladys Linares

    LA HABANA, Cuba – Desde su fundación en la década de los ochenta, el
    Frente Femenino Humanitario Cubano intenta auxiliar a las víctimas de
    los horrores del castrismo, principalmente a los presos políticos. Así,
    por más de veinte años hemos conocido múltiples historias de injusticia
    y maltratos, la pavorosa realidad de las prisiones cubanas.

    Una de esas historias es la de Noel López González. En el año 2007, Noel
    fue condenado con pruebas falsas a 12 años de prisión por un supuesto
    delito de tráfico de personas, según explicó su madre, Octavia González,
    al ser entrevistada en agosto del 2014. Octavia declaró que Noel entró a
    Cuba en una lancha para quedarse. En Miami había hecho inconscientemente
    una compra ilegal para su negocio de compra-venta de autos y ante la
    posibilidad de enfrentar una pena de hasta 11 años, vio como única
    alternativa regresar a Cuba. Pero una vez aquí, cuando se presentó ante
    las autoridades, lo apresaron y lo llevaron para la sede de la Seguridad
    del Estado (Villa Marista).

    Tras el juicio, cumplió la primera parte de su condena en la cárcel de
    Kilo 5, Pinar del Río, donde era vicepresidente del Movimiento Opositor
    Democrático 8 de Agosto, creado en esa prisión para denunciar las
    arbitrariedades y vejaciones cometidas con los reclusos en las prisiones
    cubanas, a lo cual Noel se dedicó activamente.

    Noel López fue asimismo uno de los organizadores y participantes en una
    huelga de hambre masiva iniciada el 23 de febrero de 2012, a la cual se
    sumaron presos de varias provincias. Como represalia, fue trasladado a
    la prisión de Canaleta, en Ciego de Ávila, y después a una celda tapiada
    en Kilo 8, Camagüey.

    Desde allí me hizo llegar entonces, vía telefónica su escalofriante
    testimonio: “Fui confinado a un calabozo tapiado de 3 metros de largo
    por 1,36 de ancho, con una fría cama de cemento de 0,57 por 1,84 metros.
    (…) Es imposible bañarse, porque ni la ropa interior ni las toallas se
    secan, debido a que la humedad rebasa los límites. Las paredes están
    cubiertas de moho negro, y la iluminación es muy poca”.

    “Debo hacer mis necesidades en un papel, para después quitar el pomo que
    tapa el hueco en el piso y empujar rápidamente los excrementos en él,
    porque las cucarachas voladoras salen desesperadas y casi chocan con mi
    cara”.

    “En las noches, a éstas se les suman ranas y mosquitos, que convierten
    la celda en un infierno, sin contar que durante todo el tiempo cae una
    gotera justo encima de la cama. Lo anterior me ha obligado a dormir en
    los días, para esquivar los insectos en las noches. Tengo en mi piel
    innumerables picadas de mosquitos, la mayoría infectadas”.

    “Además, me siento decaído como resultado de las dos huelgas de hambre
    en que participé (…), una de 31 días y otra de 12, que culminó el 26 de
    abril (de 2012). La comida es poca y muy mal elaborada, por lo que casi
    todos los días devuelvo lo que como. Recibo los alimentos por debajo de
    la puerta, por una hendija por donde apenas cabe un vaso”.

    “La atención médica es pésima. Al momento de ofrecer el presente
    testimonio, todavía no me ha visto un médico. A esto se le suma que me
    encuentro fuera de mi provincia, o sea, muy lejos de mi familia, lo cual
    dificulta mucho más mi recuperación”.

    Esas eran sus palabras en aquel entonces. A lo largo de su condena, Noel
    López González ha hecho varias prolongadas y extenuantes huelgas de
    hambre en demanda de justicia. Durante la anterior, del 28 de noviembre
    de 2014 al 19 de febrero de 2015, fue trasladado desde la prisión Kilo 8
    en Camagüey hasta la sala de penados del Hospital Militar Dr. Carlos J.
    Finlay, en La Habana, donde se encuentra actualmente, con la finalidad
    –según las autoridades– de preparar sus documentos para su salida del país.

    Después de seis meses de dilación, en agosto el capitán del Ministerio
    del Interior (MININT) Edelmiro Ávila les comunicó a sus familiares que
    había que esperar la respuesta de la Dirección de Prisiones, sita en 15
    y K, en La Habana, para saber qué se decidiría con él. En otra ocasión
    el militar les dijo asimismo que aguardaran hasta el 30 de septiembre de
    2015, que para esa fecha ya Noel no estaría en Cuba, y que sus papeles
    estaban en la embajada estadounidense.

    Sin embargo, al llamar a la embajada su madre pudo comprobar que esto no
    era cierto.

    Ante esta circunstancia, Noel López González retomó la huelga el pasado
    2 de octubre, y ahora presenta dificultades con el azúcar y con la
    presión arterial, que le bajan mucho. En esta ocasión, el capitán Ávila
    le dijo: “Estás libre, autorizado para viajar. Aquí no te queremos, y en
    la calle menos. Si necesitas algún documento, te lo damos”.

    En la práctica esto no se ha cumplido, pues Noel alega que ha solicitado
    un pasaporte (documento indispensable para cualquier trámite migratorio,
    expedido también por el MININT) pero al día de hoy no ha recibido
    respuesta, y no le permiten abandonar su celda en el hospital. Su
    situación se agrava por días y su caso parece haber caído en un
    peligroso círculo donde ni se aclara su situación migratoria ni le
    permiten tratar de solucionar su caso.

    Source: Noel López González: una historia más del infierno | Cubanet –
    www.cubanet.org/mas-noticias/noel-lopez-gonzalez-una-historia-mas-del-infierno/

    Tags: , , , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *