Hunger strike in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
December 2015
M T W T F S S
« Nov   Jan »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Archives
Recent Comments

    Los presidentes y su desvergüenza

    Los presidentes y su desvergüenza
    diciembre 16, 2015 5:51 pm

    Capdevila, La Habana, Agustín López, (PD) El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, no tiene previsto reunirse con organizaciones de la oposición cubana durante la breve visita oficial que realizará a la Isla a partir del domingo, cuando sí sostendrá un encuentro con Raúl Castro. Tampoco confirmó que tenga previsto abordar la crisis migratoria en Centroamérica.
    Miro las palabras escritas, la sangre me circula con frenesí por todo el cuerpo, llega al cuello y me ahoga, pero no siento ira, ni odio, ni rencor, solamente mucha tristeza, un dolor que se me clava en el pecho como el aguijón de un escorpión.

    Como se podría decir, todos los presidentes que visitan esta desdichada isla, no escucharán a quienes demandan: por favor misericordia, a quienes gritan: por favor nuestros derechos, a los excluidos. Como esos presidentes y otros que no son presidentes, pero que tienen influencia sobre la humanidad, este también excluyó de su agenda a los ya excluidos por más de medio siglo, Derechos Humanos.

    Recuerdo que mientras Lula Da Silva conversaba con los Castros en disfrute de lo mejor de este, mi país, un humilde cubano moría en huelga de hambre. Mientras en otra ocasión cuando el “Papa” viajero sermoneaba a los militantes del partido comunista, en las prisiones cubanas centenares de presos comunes y políticos injustamente encarcelados pedían misericordia.

    Recientemente en la visita que el “Papa” Francisco realizó a Cuba, tres también humildes, excluidos y desposeídos cubanos se lanzaron delante de su carrosa para pedirle misericordia, piedad, amor para el pueblo, que por favor alzara su voz por los desposeídos, por los excluidos, por los desterrados de los derechos que da Dios sobre esta tierra, su mano logró bendecir a uno, ese hombre junto con los demás fue llevado a prisión y en protesta permanecía sin ingerir alimentos detrás de las rejas junto con los demás, una de ellas, madre de dos menores. Mientras, el clemente “Papa” elogiaba al más culpable de todos estos abusos de poder: Fidel Castro Ruz, entregándole la colección de encíclicas, quizás el documento más odiado por el dictador. Apenas un día después y ya en los EEUU, según comentarios noticiosos, al ser preguntado el generoso “Papa” sobre lo sucedido en la Plaza, se dio por desentendido. Ese hombre hoy nuevamente está detrás de las rejas sin cometer delito punible por alguna ley nacional e internacional.

    Ahora el presidente Solís no deja la costumbre a un lado y también excluye a los ya excluidos por todos. Los DDHH de las minorías en Cuba, no cuentan en las agendas de los inescrupulosos que gobiernan la humanidad.

    El aguijón del escorpión continúa masacrándome el pecho. Hace apenas treinta horas logre que liberaran a mi hermana llevándole sus niñas a la estación de policías donde la tenían encerrada por reclamar derechos dados por Dios a todos los seres humanos.

    -Tío, ¿y mama?- me dijeron sus niñas cuando fui liberado y llegue a la casa. -Mama viene ahorita- contesté. Pasaron las horas y llego la media noche, solo podía decir a cada minuto, “…mama está presa pero pronto la liberan”. Así, ya por el agotamiento se durmieron. Sin poderles decir siquiera donde estaba su madre, porque el gobierno en franca violación de su propia ley de procedimiento penal no da información sobre donde encierran a los activistas de DDHH.

    Yo también quedé dormido, muy dolido y pensando en su mamá. Mi hermana diabética, cardiópata, tiroidea y sin sus medicamentos. A las 05AM por la misericordia de un policía, a riesgo de ser juzgado por un tribunal militar y ser condenado quizás por violar otra asesina orden del presidente Raúl Castro, escuché por el móvil estas palabras: “…por favor mi hermano, tráeme Dipirona, tengo mucho dolor de cabeza”.

    Salté de la cama, miré a las niñas que no podrían asistir a la escuela y decidí llevarlas junto a su madre. -¿Tío y mama?- fue la primera pregunta al abrir los ojos. -¡Levántense que vamos a buscarla!- le conteste y partí con ellas y los tres hijos de otra activista que también estaba encerrada en algún calabozo de Cuba.

    Con una de mis sobrinas de cada mano y la niña de la activista, me presenté frente a la puerta de la unidad de policías. Sin importar que las niñas estuvieran presentes varios policías uniformados arremetieron contra mí y mi sobrino, aun sin ofrecer resistencia al arresto. Nos introdujeron en un calabozo y los tres inocentes menores quedaron fuera muy asustados. -Tío- me dijo una de las niñas después en casa, -yo puse mis manos atrás porque creía que me iban a esposar como le hacen a ustedes.

    Más tarde se presenta ante mí una señora con traje verde olivo, un letrero encima del bolsillo superior de la camisa decía en letras negras: Ministerio Del Interior. Sobre sus hombreras, grados de capitán: -“Soy la encargada de menores del municipio- dijo. Para no hacer larga la historia transcribiré solo lo más importante.
    -Usted involucró a las niñas en eso del artículo…-dijo la uniformada.
    -No hablemos de artículos –dije- todas las leyes en Cuba hay que reformarlas.
    -Aparte de mi trabajo, yo soy madre y tengo hijos, las niñas no debían estar aquí, y usted las abandono ahí fuera.
    -Si se siente tan madre y se preocupa tanto por los niños. Lo primero que debía haber hecho antes de venir a cuestionarme, era llevar las niñas donde su mama, que ha estado encerrada aquí desde ayer sin cometer delito alguno, mientras ellas, clamaban por su presencia durante toda la noche. Eso, por su trabajo, por humana y por madre. Yo solo hice el gesto más humanos que hay sobre la tierra. Llevar a esas niñas donde están sus madres sufriendo los abusos y las atrocidades del poder.

    Después de más de cuatro horas atormentando a las niñas con preguntas capciosas y buscando la forma de atribuirme un delito, dejaron al fin que mis sobrinas se reunieran con su madre y nos liberaron. La otra niña se reunió con su madre a las 14 horas porque la tenían encerrada en un calabozo a más de treinta km de allí.

    Antes de liberarme uno de los oficiales de la seguridad me dijo: “Les podemos quitar las niñas”. No es la primera amenaza de este tipo. Pero este clamor lastimoso que avergüenza a cualquier hombre digno, la opulencia y el poder no lo escuchan, es opacado por la ambición de los negocios con la dictadura.

    Las palabras a continuación escritas en el Universal lo corroboran con tanta desfachatez que yo no me dignaría a cruzar una sola palabra ni por ruegos con el “señor” y “distinguidísimo presidente” de Costa Rica Luis Guillermo Solís.

    Luis Guillermo Solís viajará a la Isla acompañando a una comitiva de más de 60 personas entre funcionarios y empresarios, en busca de estrechar la cooperación con La Habana en áreas como turismo, salud y deportes, y conseguir oportunidades de negocios y para las exportaciones costarricenses. De auerdo con el rotativo oficialista Granma, “el tema migratorio estará incluido en la agenda”.

    Comencé a escribir este lamento a las cuatro de la mañana. No ha amanecido. En la esquina deben estar las fuerzas represivas esperándonos para apresarnos si salimos a la calle. Las dos madres irán hoy a la marcha por sus derechos y serán apresadas de nuevo, espero que no dejen a sus niñas sin la atención de las madres por muchas horas.

    No he terminado de escribir, ya ha amanecido, miro para la calle. Varios policías y un agente de la Gestapo Castrista esperan a varios metros de la salida. Pero el “presidente” Luis Guillermo Solís beberá su copa de champan con los dictadores y ni siquiera se dignará leer esto y si alguien intenta hacérselo saber lo destituirá de su gabinete. A este periodista no le importa mucho. Estará por los desposeídos aunque se desplomen los cielos. Es un cubano de adentro y de abajo, nunca será de afuera o de arriba. No espero la libertad desde el exterior. De todas formas los cubanos de adentro y de abajo le damos las gracias al generoso y preocupado “presidente” costarricense. Incluyo fotos de una hora después.
    agustinlopez1955@yahoo.com; Agustín López

    Source: Los presidentes y su desvergüenza | Primavera Digital – http://primaveradigital.net/los-presidentes-y-su-desverguenza/

    Tags: , , , , , , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *