Hunger strike in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
March 2016
M T W T F S S
« Feb   Apr »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    A un turista llamado Barack Obama

    A un turista llamado Barack Obama
    VICENTE MORÍN AGUADO | La Habana | 11 Mar 2016 – 6:57 pm.

    Sr. Barack H. Obama, presidente de los Estados Unidos de América,
    sinceramente le deseo éxito en sus objetivos políticos al visitar mi
    país. Siendo costumbre de nuestros gobernantes entretener a sus
    huéspedes de alto nivel con una cargada dosis de turismo, le sugiero
    algunas localidades fuera del protocolo oficial, considerando los 20
    años de experiencia que me avalan como guía profesional de turismo.

    En la capital puede caminar por la Quinta Avenida y evocar a las Damas
    de Blanco, mujeres que, flor en mano, son atacadas cada domingo por
    turbas y policías bajo las órdenes del Gobierno que lo invita.

    No estaría mal evocar los comienzos del proceso revolucionario en el
    muelle de la bahía habanera de donde zarpara el buque español Covadonga,
    con más de un centenar de sacerdotes expulsados por el naciente gobierno
    de Fidel Castro. Ya ni el papa se acuerda de eso.

    “Viñales en Pinar del Río le ofrece un paisaje pintoresco de valles
    intramontanos, cercados por mogotes calcáreos, tierras rojas donde se
    cultiva el mejor tabaco del mundo”, así le dirán los guías oficiales.
    Sin embargo, en la misma provincia encontrará los poblados López Peña y
    Briones Montoto, a los que miles de campesinos del Escambray fueron
    trasladados bajo coacción en los años 60, considerados desafectos al
    nuevo gobierno.

    Ah, y no olvide exigir un paseo hasta los emplazamientos de los famosos
    SR-12 y 14, equipados con cabezas nucleares 100 veces más destructivas
    que la tristemente célebre Fat Man, detonada en Hiroshima. Los tenientes
    matemáticos soviéticos de turno, calculaban parábolas cuyo punto final
    eran populosas ciudades de su país.

    Cuba es una isla larga y estrecha, podría viajar sobrados mil kilómetros
    recibiendo el calor de nuestro pueblo, que le aplaude en calidad de
    esperanza ante el desastre sin visible solución que es la vida diaria de
    los cubanos.

    Por ejemplo, saltándose el monumento al paradigma de las aventuras
    guerrilleras —Che Guevara, en Santa Clara— Camagüey le reserva una
    prisión donde inició su huelga de hambre el declarado como prisionero
    de conciencia por Amnistía Internacional Orlando Zapata Tamayo, quien,
    firme en sus convicciones, terminó inmolándose ante la insensibilidad de
    las autoridades.

    Tenga especial cuidado en la carretera de solo dos carriles rumbo al
    oriente, no olvidar que en el tramo Las Tunas-Bayamo ocurrió un no
    esclarecido accidente de tránsito que privó de la vida a dos opositores,
    cristianos católicos, uno de ellos Oswaldo Payá Sardiñas, premio Sajárov
    de los Derechos Humanos.

    De regreso a la capital, si le sugieren el muy atractivo tour de pesca
    por las cálidas aguas que frecuentaba Hemingway, sería bueno arrojar
    flores en el sitio donde murieron 41 personas, 10 niños incluidos, al
    ser hundido por fuerzas militares el remolcador 13 de marzo, cuando los
    cubanos a bordo pretendían alcanzar las costas de su país.

    De paso estaría rindiendo honores al desaparecido comandante Camilo
    Cienfuegos Gorriarán, el más popular de los barbudos bajados de la
    Sierra Maestra. Su muerte es otro misterio por esclarecer en los últimos
    57 años de nuestra atribulada historia.

    Lástima de solo dos días entre nosotros, considerando el tiempo que
    usted gastará en el Estadio Latinoamericano, la plaza deportiva más
    importante del país, casi en ruinas, ahora remozada parcialmente
    gracias a su anunciada presencia en el partido de exhibición que jugarán
    los chicos del Tampa Bay con nuestra selección nacional.

    Al menos quedaremos agradecidos por este, último e inesperado regalo
    involuntario de su parte. Gracias.

    Source: A un turista llamado Barack Obama | Diario de Cuba –
    www.diariodecuba.com/cuba/1457719064_20859.html

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *