Hunger strike in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
May 2016
M T W T F S S
« Apr   Jun »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    La premeditada desinformación oficialista, (1ra parte)

    La premeditada desinformación oficialista, (1ra parte)
    mayo 4, 2016 7:45 am por Rogelio Travieso Pérez

    Cerro, La Habana, Rogelio Travieso, (PD) El tiempo que una revolución
    puede identificarse con ese nombre es breve: quizás, a lo sumo, diez años.

    El 6 de enero de 1959, por decreto ley, fueron eliminados los partidos
    políticos tradicionales. Se reconocieron solamente como fuerzas
    políticas los distintos grupos armados que habían participado en la
    lucha contra la dictadura de Batista. Para tranquilidad de los posibles
    inconformes con el decreto prohibitivo, en este se anunciaba una
    convocatoria a elecciones en el término de dieciocho meses.

    En el mismo año 1959 se iniciaron los enfrentamientos del régimen con la
    prensa. Ya en 1960, los medios que no estaban al servicio del nuevo
    régimen, fueron intervenidos por el estado o eliminados.

    La premeditación del calificativo “revolución” es justificativa para la
    improvisación, la arbitrariedad, el no compromiso, el no rendir cuentas.

    De ahora en lo adelante, para ser designados en cargos políticos o
    públicos, hay limitantes en la edad. Pero los que han mandado desde 1959
    hasta el presente, es decir, los de siempre, podrán seguir mandando
    aunque 80, 85, 90 años.

    Eso es la revolución: para unos sí, para otros no.

    La llamada Caravana de la Libertad, que durante los primeros ocho días
    de enero de 1959 recorrió Cuba, impactó de manera tal que hizo creer que
    los rebeldes de la Sierra Maestra que estuvieron con Castro habían sido
    los protagonistas principales de la lucha contra la dictadura de
    Batista. Los demás luchadores, los que día a día, se jugaron la vida en
    la clandestinidad, en la capital, en Santiago de Cuba, en ciudades y
    pueblos, pasaron a un segundo plano.

    Ese recorrido a lo largo de la isla, no fue casual, fue premeditado.

    En su discurso en el Campamento Columbia, Fidel Castro dijo: “¿Armas
    para qué?… Cuando todos los derechos del ciudadano han sido
    restablecidos, cuando se va a convocar a unas elecciones en el más breve
    plazo de tiempo posible…”

    Este primero de mayo se cumplieron 55 años de que Fidel Castro eliminara
    las elecciones libres. Con esas dos medidas, garantizó el control
    político autoritario.

    Por entonces, ya habían sido creadas las llamadas organizaciones de
    masas, todas bajo control oficialista.

    Aquellas preocupantes medidas iban acompañadas de gestos tales como la
    Alfabetización, la Ley de Reforma Agraria, Ley de Reforma Urbana, el
    populismo del pleno empleo.

    La premeditada confrontación con los Estados Unidos generó en 1960 la
    nacionalización de centrales azucareros, refinerías, además de de casi
    400 grandes empresas, tanto de capital nacional como extranjero. Como
    resultado, en enero de 1961, Estados Unidos y Cuba rompieron relaciones.

    A la Campaña de Alfabetización le siguió, la intervención de las
    escuelas privadas y la expulsión del país de las denominaciones
    católicas que atendían muchas de estas escuelas privadas.

    Las medidas autoritarias buscaban la desarticulación del antiguo orden
    para el logro futuro del control político.

    La autonomía universitaria fue liquidada en 1960. Hasta la dictadura de
    Batista respetó aquella conquista estudiantil. El nuevo régimen, no.

    En las elecciones de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU)
    prevaleció el criterio y la decisión de Fidel Castro a favor del
    candidato Rolando Cubela para desfavorecer la elección del joven
    católico Pedro Luis Boitel.

    Es justo que se diga que Pedro Luis Boitel y Rolando Cubela fueron
    valiosos luchadores contra la dictadura de Fulgencio Batista.
    Posteriormente, ambos, Cubela y Boitel fueron a parar a la cárcel por
    oponerse al régimen de Castro. Boitel, lamentablemente, murió en 1972,
    tras una huelga de hambre, y Cúbela, después de salir de prisión, marchó
    al exilio.

    Los electos para dirigir la Central de Trabajadores de Cuba [CTC], en
    mayo de 1959, habían sido luchadores contra la dictadura de Batista,
    pero eran abiertamente anticomunistas. En noviembre de 1959 se convocó
    al X Congreso de la CTC, para relegarlos e imponer a los comunistas,
    pero no les resultó. Sin embargo, a inicios de 1960, se produjo otro
    congreso que resultó ser una purga. Los dirigentes electos en el X
    Congreso fueron considerados como traidores. Fue impuesto para presidir
    la CTC, el comunista Lázaro Peña, quien estaría rodeado de un nuevo
    ejecutivo nacional. Uno de los primeros acuerdos tomados por ese
    ejecutivo fue renunciar al derecho a huelga de los trabajadores cubanos.

    Lunes de Revolución resultó ser un polémico escollo entre el régimen y
    los intelectuales. En 1961, el enfrentamiento de criterios entre los más
    liberales de Lunes de Revolución y los comunistas del ICAIC y del
    periódico Hoy, se recrudecieron. El cortometraje PM fue el detonador que
    crispó más el conflicto. El film fue acusado de ofrecer una imagen
    negativa del pueblo cubano.

    Ante este conflicto, en junio de 1961, Fidel Castro citó para la
    Biblioteca Nacional a los intelectuales cubanos más renombrados y allí
    definió, sin contemplaciones la nueva política cultural: “Dentro de la
    revolución, todo; fuera de la revolución, nada”.

    El domingo 24 de abril, a las 11.30 A.M, al concluir una pieza musical
    escuché, por la emisora Radio Taino, de forma tergiversada, aquella
    frase de Fidel Castro: “Dentro de la revolución; todo; contra la
    revolución, nada”.

    ¡Qué grado de irrespeto al pueblo cubano muestra este régimen en lo que
    se refiere a la desinformación premeditada!
    rotravep@gmail.com; rogeliot@nauta.cu; Rogelio Travieso
    *Partido Liberales de Cuba.

    Source: La premeditada desinformación oficialista, (1ra parte) |
    Primavera Digital –
    primaveradigital.net/la-premeditada-desinformacion-oficialista-1ra-parte/

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *