Hunger strike in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
August 2016
M T W T F S S
« Jul   Sep »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    Cuba, las chequeras, el Medicaid y Medicare

    Cuba, las chequeras, el Medicaid y Medicare

    La realidad cubana de los últimos 57 años nos obliga a pensar adónde
    vamos con los escenarios políticos actuales.

    Aquí, en el exilio, dos políticos del Sur de la Florida intentan
    recortar los beneficios a los cubanos recién llegados. Podemos señalar
    que la única diferencia entre los cubanos y la emigración legal es que a
    nuestros correligionarios, si ponen un pie en territorio estadounidense
    al cruzar la frontera, los legalizan, reciben las estampillas de
    alimentos, algún efectivo y el Medicaid por un breve período de tiempo.

    No hay razón para apoyar una medida que pretende erradicar un beneficio
    a un grupo. ¿Por qué el senador Marco Rubio o el congresista Carlos
    Curbelo no proponen eliminar el Medicaid o el Medicare por la cantidad
    de fraudes que se han cometido en su contra? Si lo hubieran hecho, aún
    cuando eso es un disparate comparable, me obligarían al menos a respetar
    dichas propuestas.

    Durante los años en que legislaron Lincoln Díaz Balart e Ileana Ros,
    hubo muchas leyes de beneficios apoyadas por ambos congresistas, que
    incluyeron hasta otros grupos nacionales. Para los haitianos: la Ley de
    Imparcialidad en la Inmigración de Refugiados Haitianos (HRIFA) y para
    centroamericanos, la Ley NACARA que facilitó permisos de trabajos a
    cubanos y protección a muchos nicaragüenses, guatemaltecos y
    salvadoreños y de varios países de la antigua Unión Soviética.

    Lincoln e Ileana influyeron también en leyes que pretendían asfixiar al
    gobierno cubano. Que no se resolvió el problema y hoy en día el poder
    ejecutivo, todavía en ejercicio, ha revolucionado la tendencia política
    de Washington hacia Cuba, lo que no marca el camino al éxito esperado
    desde el fracaso de 1959, pero se sabe que los años por sí solo, harán
    su trabajo.

    Del otro lado, dentro de la isla las noticias son alarmantes. La
    represión, los maltratos a las Damas de Blanco, el número de detenidos y
    la huelga de hambre de Guillermo Fariñas. Los videos de la UNPACU con
    acciones opositoras en las calles del país, los apagones, el recorte del
    agua, el calor, en fin, las cosas no andan nada bien.

    Hace pocos días conocí a José Daniel Ferrer en casa de los hermanos
    Sigler Amaya y aunque no pude aprovechar bien la conversación, él me
    pareció un hombre muy inteligente, además tiene el mérito de hacer
    crecer la UNPACU geográfica y aritméticamente dentro de Cuba. Quizás por
    el tirano tiempo y el volumen de personas presentes, ya saben cómo somos
    los cubanos cuando nos reunimos, quedé sin ver, si este líder es
    conciente del enfoque de este comentario.

    En esencia el problema cubano es hoy un problema de Chequera, sea por
    discapacidad u otro concepto e incluye el famoso Medicaid y el Medicare.
    No olviden la tendencia de la población cubana a envejecer y a salir del
    país.

    ¿Cómo hablar de recortar beneficios a una comunidad que no puede
    presentar los créditos por años trabajados en la isla, para jubilarse en
    la diáspora y que solo puede sobrevivir con los beneficios limitados del
    Seguro Social? Si esas ayudas las quitan, “le zumba la berenjena”.
    Recuerden que los españoles sí pueden acreditar sus años de trabajo
    aquí, debido a convenios de Seguridad entre los dos países, algo que
    debieran pensar los legisladores cubanoamericanos para promover sin
    justificar con chovinismos.

    Es reprochable la ausencia de propuestas políticas coherentes para
    promover un cambio en Cuba, sin embargo se propone partir la soga por el
    lado más débil, como intentar el recorte de beneficios o modificar la
    famosa Ley de Ajuste Cubano, lo que provocaría un retroceso a los años
    60 donde habían miles de cubanos en limbo migratorio.

    Soy procubano. Que haya cubanoamericanos en el Congreso de este gran
    país me enorgullece y realmente les concedo mi voto, siempre que
    reflejen en su agenda la dirección correcta de la política hacia
    nosotros, que es beneficiar a nuestra gente, que son las mismas ante
    Dios ayer, hoy y siempre.

    JUAN JOSÉ LÓPEZ

    Source: Cuba, las chequeras, el Medicaid y Medicare | El Nuevo Herald –
    www.elnuevoherald.com/opinion-es/cartas/article93350872.html

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *