Hunger strike in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
August 2016
M T W T F S S
« Jul   Sep »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    Hambre y sed de Fariñas

    Hambre y sed de Fariñas
    No es preciso dilucidar si este acto es heroico, demencial o picaresco,
    porque la clave radica en que no tiene el sentido político del arte de
    lo posible
    Arnaldo M. Fernández, Broward | 01/08/2016 9:06 am

    La huelga de hambre y sed para demandar algo es recurso de última
    instancia. De ella se sale muerto —como ha sucedido unas 13 veces
    durante el castrismo al no prosperar la demanda— o desprestigiado, por
    abandonarla sin conseguir nada. A este último respecto es ilustrativo el
    caso de Antúnez en 2014.
    El 10 de febrero se declaró en huelga de hambre y sed para demandar “el
    cese de la violencia contra él y su esposa”, pero dejó la de sed el 15
    por sentir mareos y acabó por suspender la de hambre el 20 “para unirse
    a la campaña de protestas en Cuba contra el régimen venezolano”. A pesar
    de que esta campaña concluyó hace rato y aquella violencia continúa,
    Antúnez jamás reinició la huelga.
    Entretanto el vivo y prestigioso Guillermo Fariñas acumula 25 o 26 con
    la huelga de hambre y sed que anunció en su quinta o sexta carta abierta
    a Raúl Castro. No es preciso dilucidar si este acto es heroico,
    demencial o picaresco, porque la clave radica en que no tiene el sentido
    político del arte de lo posible. Igual arriesgan la vida quienes se
    lanzan por mar para zafarse del castrismo, pero al menos se plantean un
    objetivo alcanzable.
    Mentalidad fariñásea
    En alto contraste, Fariñas demanda que el Gobierno de Raúl Castro tome y
    publique en Granma la decisión de que los opositores no serán
    reprimidos, así como que “uno de sus vicepresidentes se reúna con una
    docena de prominentes líderes de la oposición”.
    Tras casi 60 años de castrismo corriente, ni él ni la comparsa de UNPACU
    sumada a su huelga han entendido aún que para exigir tales cosas tienen
    que irrumpir “ensillaos” en el Palacio de la Revolución o tener el
    respaldo de cientos de miles en la Plaza ídem.
    Fariñas soltó: “Es hora de que nos levantemos”, pero el pueblo cubano
    jamás se levantará porque lo pida alguien que se acuesta para ayunar. Y
    el hambre mediática queda confirmada porque, a sabiendas de que recibirá
    los mismos cuidados que antes preservaron su vida, Fariñas difundió su
    imagen de ingreso el 28 de julio y al día siguiente pidió alta médica
    bajo su responsabilidad para regresar a casa. No en balde había
    espantado el 27 de julio en la página digital de su Frente
    Antitotalitario Unido (FANTU) que:
    – “Un colaborador no público del FANTU y oficial del Ministerio del
    Interior”, pasó la información de que el coronel Alejandro Castro Espín
    “ha dado ya la orden y tomado las medidas para asesinarme enviando al
    Coronel René González Sehwerert (sic) —uno de los 5 espías condenados en
    los Estados Unidos de América de la red de espionaje Avispa— para que él
    en persona me ejecute en el momento que ingrese a la Sala de Terapia
    Intensiva del Hospital Provincial Arnaldo Milián Castro”.
    Fariñas no solo tiene guayabitos segurosos en la azotea, sino que
    confirma el diagnóstico de Jonathan Farrar sobre la especial proclividad
    de los opositores a serrucharse el piso entre sí como consecuencia de la
    sed de recursos. Así se aprecia en este pasaje de la misma nota:
    – “Un informe clandestino enviado por un militante encubierto [del
    FANTU] que hoy milita el Partido Arco Progresista” dio pie a que Fariñas
    soltara: “Hago también responsables de mi muerte al grupo de falsos
    opositores que desde la plataforma Mesa de Unidad de Acción Democrática
    han cedido a las presiones del régimen para realizar declaraciones en mi
    contra tildándome de Enajenado Mental y oportunista, dejando al
    descubierto sus intenciones de desacreditar a los escasos verdaderos
    líderes que hoy permanecen al frente de la oposición”.
    A la postre Fariñas no alcanzará nada y la comparsa huelguista terminará
    por desintegrarse en medio de la represión que hasta el momento discurre
    sin opositores baleados en la calle ni llevados a salas de terapia
    intensiva salvo por su propia iniciativa de huelga de hambre.
    Tur-disidencia
    Así y todo, el embullo y la desesperación exiliares entran en
    cortocircuito mediático con Fariñas. Ni siquiera se presta atención a
    que su brete con otros opositores venía perfilándose con suma nitidez
    desde la nota fechada el 1ro de julio de 2016 en La Chirusa, su barrio
    de residencia en Santa Clara.
    Fariñas llamó tur-disidentes a los anticastristas que se niegan “a
    encabezar a sus compatriotas dentro de Cuba [y] casi no pueden soltar el
    maletín de viaje”, pues no tienen “verdadero compromiso con la
    libertad”, sino que “se aprovechan coyunturalmente de los beneficios
    materiales y espirituales de vivir por unos pocos días fuera del
    agobiante infierno”.
    Esta rima siguió con sendas notas del 12 y el 13 de julio en Miami,
    enfiladas contra “viajeros perpetuos” que hacen oposición “solo hacia el
    exterior” y urden “acciones cívicas ficticias” a través de “un partido
    político u una organización dentro de la sociedad civil” que en la
    práctica “son ellos mismos, junto al cónyuge y hasta la suegra solamente”.
    La claque exiliar queda obligada a admitir que, ya diga verdad o
    mentira, Fariñas ejemplifica el babiney de la disidencia y la picardía
    de ver la paja en el ojo ajeno. FANTU está montado con cuatro gatos y no
    tiene respaldo popular ni siquiera en La Chirusa. Tras viajar a Polonia
    para capacitarse en estrategias, Fariñas fracasó estrepitosamente al
    meter las narices en una protesta de cocheros en Santa Clara y pedir al
    exilio que abasteciera no se sabe qué comedores populares en Cuba.
    Coda
    La tragedia de la oposición no estriba ya en tener que arar con estos
    bueyes, sino en que hacerlo con ellos vale tanto como arar en el mar.

    Source: Hambre y sed de Fariñas – Artículos – Opinión – Cuba Encuentro –
    www.cubaencuentro.com/opinion/articulos/hambre-y-sed-de-farinas-326158

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *