Hunger strike in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
August 2016
M T W T F S S
« Jul   Sep »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
Archives
Recent Comments

    Hambre y sed, mito y realidad

    Hambre y sed, mito y realidad
    Más allá de los fines políticos e ideológicos que llevan a las huelgas
    de hambre y sed, hay límites dictados por el organismo, que si bien la
    voluntad puede vulnerar, lo logra solo hasta cierto punto
    Redacción CE, Madrid | 23/08/2016 11:30 am
    Actualmente 5 de 5 Estrellas.1 2 3 4 5 5 votos

    2

    48 comentarios Tamaño del texto ENVIAR IMPRIMIR
    No hay una respuesta única a la pregunta de cuánto tiempo puede
    sobrevivir una persona sin ingerir alimentos y tomar agua. Más aún,
    imposible encontrar un parecer abarcador en todos los casos. Ante todo
    por las diferencias de causas y objetivos. No es lo mismo quedarse
    varado en un lugar desértico que iniciar una huelga de hambre y sed por
    determinada causa.
    En el primer caso las respuestas tienen que ver en buena medida con
    razones de supervivencia. En el segundo están presentes juicios,
    opiniones e incluso prejuicios que afectan la valoración. Quien de
    pronto se pierde en un desierto, o queda atrapado en un lugar árido,
    tras un naufragio o la caída de un avión, intenta sobrevivir. Pero quien
    inicia un ayuno, y lo hace por determinada causa, sabe que en su acción
    se incluyen el heroísmo y el martirologio. Aunque más allá de los fines
    hay límites, dictados por el organismo, que si bien la voluntad puede
    vulnerar, lo logra solo hasta cierto punto.
    En este sentido las acciones de diversos huelguistas, durante casi un
    siglo, conforman un paradigma donde junto a ideales políticos, de índole
    muy diversa, es difícil de descartar un aspecto hagiográfico, e incluso
    en ocasiones hasta la incidencia del espectáculo y el acto de magia.
    Una regla de tres
    Para el común de los mortales se aplica una regla de tres, que se
    considera infalible: uno puede vivir tres minutos sin respirar. En un
    ambiente muy hostil se puede sobrevivir durante tres horas sin encontrar
    refugio. Después de tres días el agua resulta imprescindible y la
    persona muere si no hay disponible o un sustituto. Se pueden resistir
    tres semanas sin comer, pero más no.
    Sin embargo, estas conclusiones sencillas se echan fácilmente a un lado
    cuando interviene la política.
    Una persona puede sobrevivir mucho más tiempo sin comida, o con muy poca
    comida, si deja de comer por un objetivo político. Mahatma Gandhi
    realizó diversas huelgas de hambre durante las décadas de 1930 y 1940, y
    sobrevivió durante 21 días ingiriendo solo breves sorbos de agua. El
    republicano irlandés Bobby Sands murió después de 66 días de huelga en
    la prisión británica de Maze.
    Gandhi se encontraba a mediados de los 70 años de edad, y de una
    delgadez extrema, cuando emprendió la huelga en la que estuvo 21 días
    sin comer, solo ingiriendo breves sorbos de agua. No murió a
    consecuencias de ello, y salió del ayuno sin daños aparentes en su
    organismo. Viviría cuatro años más antes de ser asesinado por un
    fanático religioso.
    En términos puramente científicos, las huelgas de hambre llevadas a cabo
    en 1981 por los prisioneros políticos pertenecientes al IRA en Irlanda
    del Norte brindaron las pruebas más valiosas de los que puede resistir
    un ser humano en tiempos modernos.
    Al final 10 prisioneros murieron después de permanecer entre 46 y 73
    días sin comer. La mayoría contaba con una buena salud antes de iniciar
    la huelga.
    El doctor Alan Lieberson informó en la revista especializada Scientific
    American, hace unos pocos años, que “lo que puede durar el sobrevivir
    sin comida está fuertemente influido por factores tales como el peso de
    la persona, variaciones genéticas y otras consideraciones de salud, pero
    lo más importante es la presencia o ausencia de deshidratación”.
    Hay también múltiples casos de quienes han pasado hambre y sed, pero no
    por causas políticas.
    Rita Chretien, una residente de la Columbia Británica, Canadá, de 56
    años, logró sobrevivir cerca de 50 días en un paraje inhóspito gracias a
    ingerir pequeñas cantidades de comidas desechadas y sorbos de nieve
    derretida.
    En1992 el australiano James Scott estuvo perdido por 43 días en el
    Himalaya durante el invierno. Se refugió debajo de una roca y sobrevivió
    a base de nieve derretida, dos tabletas de chocolate y una oruga, hasta
    que fue rescatado.
    El ilusionista estadounidense David Blaine pasó 44 días suspendido en
    una caja de cristal sobre el río Támesis en Londres, sin ingerir
    alimentos, en 2003.
    Por su parte el místico indio Prahlad Jani, de 82 años, afirma no haber
    comido en casi 70 años.
    El doctor Mike Stroud, destacado conferencista de Medicina y Nutrición
    de la Southampton University, quien acompañó al veterano aventurero
    británico Sir Ranulph Fiennes a través de la Antártica, afirmó que es
    posible sobrevivir 60 días sin ingerir alimentos.
    “Es alrededor de ese tiempo cuando quienes están en huelga de hambre en
    las cárceles comienzan a morir”, dijo Stroud. Pero señaló que hay un
    número de factores que pueden influir en la capacidad de la persona para
    sobrevivir, tales como la manera en que en el cuerpo el metabolismo se
    lentifica para conservar energía.
    Los límites
    Seis semanas sin comer es el límite para una persona de un peso
    promedio, pero para alguien de mayor corpulencia este período puede
    extenderse algo más, de acuerdo al doctor Claude Piantadosi, de Duke
    University en Carolina del Norte.
    En estos casos extremos, incluso pequeños sorbos de agua pueden ayudar.
    En la actualidad los médicos cuentan con un mayor conocimiento sobre
    cómo las personas pueden sobrevivir sin agua. Incluso cuando se detienen
    los procesos de hidratación e ingestión de alimento, y el sujeto se
    encuentra en un proceso de debilidad generalizada, mientras se mantienen
    condiciones ideales de temperatura la vida puede extenderse por una
    semana. Sin embargo, cuando se logra una hidratación adecuada por otros
    medios la vida puede extenderse mucho más.
    El agua es el mejor fluido para sobrevivir, pero no el único. Una
    persona puede mantenerse hidratada ingiriendo muchos diversos líquidos
    además del agua, con la excepción de bebidas alcohólicas, que en
    realidad producen deshidratación.
    Uno puede vivir sin tomar agua indefinidamente, pero para ello es
    necesario ingerir alimentos que contengas agua en la cantidad suficiente
    para recuperar el líquido perdido. El cuerpo no necesita “agua pura”, lo
    que necesita son electrolitos y nutrientes en una solución acuosa, y
    contar con la capacidad de absorción. El hecho de que el agua es
    meramente un vehículo para diversos nutrientes se refleja en la eficacia
    creciente de soluciones con una mezcla de líquidos en lugar de agua en
    las terapias de rehidratación.
    Catherine Collins, portavoz de la Asociación de Dietética Británica,
    explica que “el cuerpo puede remodelarse durante un período de hambruna
    para minimizar la cantidad de calorías que requiere”.
    Sin embargo, ese reacomodo del organismo tiene un precio. Las primeras
    48 horas sin consumo de alimentos, órganos vitales como riñones, hígado
    y cerebro, que requiere a diario 120 gramos de glucosa (principal
    portadora de la energía del cuerpo), comienzan a deteriorarse de tal
    manera que pudieran perder irremediablemente sus condiciones normales de
    funcionamiento, toda vez culminado el período privativo de alimentación.
    Desde el punto de vista médico el daño que la persona se hace de forma
    voluntaria, a diario llega a afectarle varios órganos, en lo que se
    denomina como autoconsumo, de acuerdo a Informe21.
    Una situación de no consumo de alimentos que dure más de 20 días resulta
    un peligro para la vida de la persona que incurra en esta conducta.
    Pasados los 20 días de ayuno, disminuyen las defensas de la persona y
    aumenta el riesgo de todo tipo de infecciones. Es decir, toda persona
    que haya durado más de 20 días sin consumo adecuado de alimentos, hace
    evidente un intento de autodestrucción. No solo debilitó por completo
    las funciones de sus órganos, sino que será largo y complejo el proceso
    de recuperación. Además de que enfrenta una elevada posibilidad de
    presentar, a mediano plazo, enfermedades renales, cardíacas o cerebrales.

    Source: Hambre y sed, mito y realidad – Artículos – Opinión – Cuba
    Encuentro –
    www.cubaencuentro.com/opinion/articulos/hambre-y-sed-mito-y-realidad-326364

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *