Hunger strike in Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
February 2017
M T W T F S S
« Jan   Mar »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728  
Archives
Recent Comments

    Oposición como arma de la revolución

    Oposición como arma de la revolución
    Martínoticias y las fake news
    Arnaldo M. Fernández, Broward | 20/02/2017 9:02 am

    Tiene sentido que la dictadura de partido único imponga el
    embrutecimiento sistemático de la población a través de la prensa y las
    ciencias sociales. Embrutecer a los demás es parte de la dominación. Lo
    que no tiene pies ni cabeza es tratar de contrarrestarla usando la
    prensa libre y el libre ejercicio del criterio para embrutecer al público.
    Un ejemplo ilustrativo es la historieta opositora de la Enmienda
    Fariñas, que conviene recordar para que el pasado sea pasado y no pueda
    nunca a retornar. Tanto es así que Martínoticias difundió esa fake news
    y el abogado Marcell Felipe —ejecutivo y directivo del Consejo por la
    Libertad de Cuba (CLC)— soltó ya en “El Espejo” (América TeVé) que a
    veces Radio Martí parece apoyar más al Gobierno que a la oposición.
    Veamos como lo hizo en este caso.
    Fake News y Pseudo-Intellectuals
    Martínoticias difundió la historieta el miércoles 7 de septiembre de
    2016, sin atenerse a la regla periodística elemental de comprobar la
    veracidad de la fuente. Ni siquiera se percató de que la “Enmienda
    Fariñas” no aparecía en el sitio web oficial del Parlamento Europeo,
    sino en la plataforma pública WordPress, adonde puede subirse cualquier
    hijo de vecino.
    Al día siguiente —jueves 8— la bandería comunista española de aquel
    parlamento, Izquierda Unida (IU), desmintió la patraña y reafirmó “su
    compromiso con la revolución cubana”. Así y todo, “El Coco” Fariñas
    siguió la rima engañosa y expertos BOGOF (Compre uno y llévese otro
    gratis) vocearon que había logrado algo que no pueden los eunucos (sic)
    morales, intelectuales y políticos: provocar una enmienda con su nombre
    y que haya sido discutida en el Parlamento Europeo y apoyada por
    estrecho margen, pero aprobada al fin.
    Este insulto se reviró enseguida contra los voceadores, que terminarían
    castrados por sostener con bajeza moral, falta de intelecto y desatino
    político que Martínoticias reseñó el debate de la enmienda en el
    Parlamento Europeo. Ni siquiera advirtieron que
    (Anti)Martí(Falsas)Noticias reportaba que el proyecto de enmienda “será
    puesto a consideración el próximo 12 de septiembre”. Ese lunes el
    Parlamento Europeo no tenía ninguna sesión prevista.
    La indigencia de pensamiento llegó al extremo de que, expuesta sin
    remedio la superchería anti-martiana y pseudo-noticiosa, se aupó como
    excelente (sic) la entrevista del escritor Amir Valle a Fariñas para
    Deutsche Welle. Aquí “El Coco” atribuyó la fake news de la enmienda al
    G-2 y Valle engulló acríticamente esa y otras estupideces sin formular
    la pregunta forzada: si fue el G-2, ¿por qué Fariñas no continuaba
    entonces, con más razón todavía, su huelga de hambre? La pasión por la
    excelencia dejó también sin explicar cómo el G-2 habría falseado las
    llamadas por teléfono del Parlamento Europeo, que Fariñas declaró el 15
    de septiembre a Radio Martí haber recibido, si desde el 8 constaba el
    desmentido de parlamentarios cúmbilas de Castro.
    Así afloró una singular poligamia íncubo-súcubos de vínculos útiles: un
    mentiroso tan loco como Fariñas y personas embrutecidas y embrutecedoras
    que se encargaron de justificarlo para llevar el descrédito de la
    oposición más allá de lo que podría cualquier agentón de Castro.
    Como si nada, Fariñas viajó a Europa —con fondos para la causa de la
    libertad y la democracia en Cuba— y descargó ante un grupúsculo del
    Parlamento Europeo. Recurvó hacia USA y pasó por Radio y TV Martí. Aquí
    Pablo Alfonso fue a entrevistarlo. A diferencia de Valle, Alfonso hizo
    preguntas pertinentes. “El Coco” montó en cólera y la dirección de Radio
    y TV Martí hizo la transición del periodismo a las relaciones públicas
    advirtiendo a Alfonso que Fariñas merecía el trato preferencial de
    invitado antes que el trato profesional de entrevistado.
    Tartufos y vínculos útiles
    Al enfilarse la crítica contra esos vínculos útiles del G-2, los
    miembros de la Asociación de Combatientes Verticales del Anticastrismo
    por Internet (ACOVAI) saltan con que para criticar a los opositores hay
    que plantarse junto a ellos en Cuba y enfrentar al aparato represivo.
    Vayamos al fondo de esta hipocresía.
    Los miembros de ACOVAI son quienes tienen que ir a Cuba para responder
    al llamado de la patria —o al menos soltar abundante plata para la causa
    de la libertad y la democracia— porque están comprometidos con la
    oposición realmente existente. Este compromiso exige fajarse junto a
    ella o pasarle mucho dinero en vez de dar cantaletas sobre la falta de
    libertades, lamentarse de los abusos del Gobierno y caerle arriba a
    quienes critican a los lidericos opositores.
    Los criticones de la oposición irracional no tienen, por el contrario,
    ningún compromiso moral, intelectual o político con ella. Ejercen la
    crítica por simple higiene mental y esto puede hacerlo tanto quien salió
    de Cuba por no tener ínfulas de salvador de la patria y desentonar con
    su pueblo pro castrista, como cualquier pitjantjatjara que nunca haya
    salido de Australia Central.
    ACOVAI juega también la carta desgastada de que los criticones abiertos
    del irracionalismo son agentes del G-2 en el ciberespacio. En el espacio
    terrenal, el G-2 baila en una pata al son Fariñas y otros vínculos
    útiles, que codifica como Chacumbeles porque ni siquiera necesitan
    handler: basta con dejarlos actuar por sí solos para que causen más daño
    a la oposición que las medidas activas planificadas por el propio G-2.
    Este aprovecha sobre todo la sinergia entre lidericos como Fariñas y
    vínculos útiles bien perfilados por este peculiar estilo de pensamiento:
    Dárselas de intelectuales sin tener el cociente mínimo requerido
    Rebuscar vocablos injuriosos para componer insultos e inflar sus egos
    Pretender que saben todo acerca de casos que no han estudiado
    Aparentar pleno conocimiento cuando solo tienen opinión mal fundada
    Tragarse cualquier cosa que leen o escuchan para enseguida regurgitar la
    desinformación en pose de intelligentsia ilustradora
    Pasar alegremente por encima de sus propias contradicciones y concluir
    su bullshit como si hubieran aportado el mejor argumento
    Proseguir como si nada el empeño embrutecedor, a pesar del desmentido y
    del desprestigio, tal y como Fariñas prosigue en pose de oposición aguerrida
    Coda
    Sin otra alternativa que la revuelta en las calles o en las urnas, la
    oposición realmente existente se tornó tan inocua que el Gobierno
    permite a sus lidericos salir afuera a forjar estrategias. El G-2 sabe
    que siempre acaban ripiándose unos a otros. Entretanto los
    seudointelectuales se concentran en criticar al Gobierno sin prestar
    atención a la oposición irracional. El círculo se cierra con los medios
    que distorsionan los hechos dando fake news y embrutecen a la opinión
    pública con artículos como “La victoria de Fariñas” (El Nuevo Herald, 19
    de septiembre de 2016). Así, el castrismo redondea cada vez más su
    negocio de permanencia indefinida. No en balde Marcell Felipe está tan
    preocupado con el medio dizque martiano-noticioso.

    Source: Oposición como arma de la revolución – Artículos – Opinión –
    Cuba Encuentro –
    www.cubaencuentro.com/opinion/articulos/oposicion-como-arma-de-la-revolucion-328668

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *